características de los talleres culturales

Talleres culturales: concepto y características

En este artículo pretendemos definir las características que definen los talleres culturales, más allá de los factores sociales y económicos que producen cambios en la cantidad y usos del tiempo libre así como en la importancia concedida al ocio.

Taller de Ocio

Taller, en el lenguaje corriente constituye el lugar donde se hace, se construye o se repara algo.

Desde el ámbito educativo, el término hace referencia al lugar donde varios alumnos/as realizan cooperativamente una actividad práctica, apareciendo como un método activo de enseñanza.
Por su parte y, cuando hablamos de taller de ocio, se entiende como un lugar donde un grupo de participantes, ya sean menores o adultos, comparten un tiempo de ocio y donde supervisados o animados por un monitor llevan a cabo la realización de diferentes actividades lúdicas y recreativas.

La utilización y vivencia del ocio como experiencia de relación y de creatividad cultural y la necesidad de una vertebración comunitaria que dé respuesta, tanto institucional como empresarial a las nuevas demandas socioculturales relacionadas con la situación de pérdida de la identidad cultural y anomia social, son factores socioculturales que influyen en la mayor oferta y demanda de talleres de ocio cultural.

En una sociedad donde gran parte del ocio se utiliza como espacio de consumo, ofrecer otro tipo de experiencias de ocio basadas en la participación ciudadana y la democratización cultural permiten integrar en la oferta de ocio prácticas diversas que con una finalidad lúdica y de autorrealización se vinculan a proyectos y actividades de formación/participación sociocultural.
Además, el incremento de la insatisfacción, el estrés, la alienación en el día a día, la falta de creatividad y, en definitiva la percepción subjetiva de una mala calidad de vida pueden verse aliviadas con la participación en actividades y talleres de ocio.

Estas demandas se traducen en la ampliación y desarrollo de espacios sociales para la participación ciudadana, donde los programas de ocio basados en la animación sociocultural y el desarrollo comunitario proporcionen experiencias de ocio activo, participativo y de aprendizaje sociocultural.

En el ocio y el tiempo libre los talleres comprenden actividades amplias cuyos elementos son frecuentemente tanto de naturaleza física (talleres deportivos) como intelectual, social, artística o espiritual.

Talleres culturales

Los talleres culturales serían especificaciones de los talleres de ocio que, promovidos generalmente a través de asociaciones, fundaciones o centros públicos realizan propuestas de desarrollo cultural y artístico desde la dinamización y participación grupal.

Taller: Es un tiempo dedicado a unas actividades concretas aplicadas según los objetivos que se proponen para el mismo, en un espacio concreto y guiadas por un monitor, donde los participantes de diversas edades acuden, periódicamente o no, organizados en grupos. La metodología predominante de los talleres será activa y participativa.

Talleres de ocio cultural: Se trata de una opción para el aprovechamiento del tiempo libre donde, a través de diversas actividades estructuradas en base a programas de ocio, los participantes ponen en práctica y experimentan el disfrute personal con el arte, la recreación, y el desarrollo comunitario y personal, entre otros.

La característica básica que permite diferenciar lo que se considera taller de otras fórmulas de gestión cultural o recreativa es:

  • La alta participación colectiva
  • La satisfacción personal y el refuerzo intrínseco que la práctica del taller produce y
  • La presencia del monitor o instructor que dirige las actividades diseñadas previamente.

La gran variedad de temáticas (teatro, danza, música, gastronomía,…), fórmulas organizativas que adoptan (públicos, privados, puntuales o periódicos,…), la orientación hacía público diverso (aunque en su mayoría orientados a público infantil y tercera edad) y la tipología de actividades (actividades para el conocimiento de manifestaciones culturales, actividades de formación en diversas disciplinas, actividades de fomento artístico o cultural,…) confirman la existencia de una gran cantidad de prácticas que pueden englobarse dentro de los denominados como talleres de ocio culturales.

Para diferenciar los talleres de ocio de otro tipo de talleres como los educativos o formativos es importante resaltar la actitud personal ya que lo que hace posible que para unos sea considerado ocio no es tanto lo que uno hace (actividad) sino como lo hace (actitud personal).

Para ser considerado ocio la actitud personal debe contemplar tres condiciones básicas:

  • Libertad en la elección y desarrollo de la actividad.
  • Vivencia placentera.
  • Inexistencia de otra finalidad más allá de la propia actividad.

Por su parte, y para diferenciar los talleres de ocio cultural de otro tipo de talleres de ocio es necesario que en estos se incluya un deseo por parte de los participantes de “cultivarse”, es decir, dotar de significación cultural su tiempo de ocio.

Talleres culturalesCaracterísticas de los Talleres de Ocio Cultural

  • Se trata de actividades planificadas que son guiadas por un monitor / educador / animador.
  • En los talleres de ocio la función más relacionada con la enseñanza de la disciplina concreta sobre la que verse el taller nunca será más importante que la función de animación grupal.
  • El objetivo de los talleres de ocio cultural no consistirá en enseñar o transmitir contenidos desde un punto de vista instructivo, sino en facilitar y crear vivencias que faciliten el aprendizaje intuitivo y lúdico desde la perspectiva de la educación en y para el ocio. Los talleres de ocio cultural se inscriben dentro del aprendizaje no formal e informal.
  • Se caracterizan por desarrollarse en un ambiente no formal y sostenido por un clima afectivo cálido y lúdico.
  • Responden a actividades con un carácter no utilitario o productivo, es decir, se practican por el mero placer de practicarlas.
  • Los contenidos de los talleres culturales son a priori indeterminados ya que engloban cualquier tipo de manifestación artística y cultural. Las tipologías de talleres son muy amplias y cualquier clasificación que se pretenda queda rebasada por la realidad.
  • Son válidos tanto para objetivos lúdicos; disfrute, como para objetivos de contenidos o procedimentales. Así, los objetivos básicos de los talleres abarcan aspectos participativos, lúdicos y de aprendizaje. Con respecto a los objetivos de aprendizaje, se trata de aprendizajes efectuados en ámbitos menos formales que los efectuados en las instituciones educativas tradicionales, ya que en animación se trabaja con un gran componente voluntario y lúdico para los participantes.
  • En contraposición a un distanciamiento entre el mundo de los “creadores culturales” y los “consumidores culturales” esta modalidad de ocio consiste en facilitar y estimular a los participantes para ser activos creadores de cultura y no meros consumidores pasivos de la misma. Igualmente desmitifican la creación artística o cultural, buscando la democratización de ambas.

Dada la amplia variedad de recursos disponibles para el aprovechamiento del tiempo libre, los talleres culturales representan un proyecto participativo y enriquecedor que desarrolla diferentes características y capacidades a nivel sociocultural.

No gustaría que nos contaras si has accedido a algún taller de este tipo y cuál ha sido tu experiencia, o si, lo estas pensando, si este post te ha ayudado a definir mejor tus objetivos. ¡No olvides dejar tu comentario!

En el artículo Principios de intervención de los talleres culturales ampliamos la información sobre esta materia.

¿Te ha resultado útil este post?

Califica este post, otros lectores te lo agradecerán

Media de votos / 5. Total de votos:

También puede interesarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú