Principios de intervención en Talleres Culturales

Principios de intervención de los talleres culturales

En el artículo de la semana pasada hablábamos sobre las características de los talleres de ocio cultural y este lo dedicamos a comentar sus principios. Los principios de intervención de los talleres culturales como fórmula de ocio han sido descritos por números teóricos; los que consideramos más importantes se relacionan directamente con un ocio positivo.

Según Dumazedier: “El ocio debería contener, en sentido positivo o negativo, Descanso y/o Diversión y/o Desarrollo, si no tiene ninguna sería ocio negativo, si tiene una de ellas o ambas sería ocio positivo.”

Principios de Ocio positivo

Los principios de intervención de Ocio positivo, se caracterizan por una de las “D”:

  • Principio de Desarrollo personal, es decir, incremento de conocimientos, actitudes y aptitudes de la persona en sus diferentes ámbitos: psicológico, corporal, intelectual o relacional.
  • Principio de Diversión, se refiere a la distracción o evasión como resultado de una satisfacción psicológica personal.
  • Principio de Descanso o recuperación física o psíquica de la persona por el desgaste producido por sus obligaciones.

Principios de Ocio negativo

Los principios de intervención de Ocio negativo, no mantiene ninguna de las “D”.

Desde esta perspectiva, el principio de Evasión o Diversión es el que consideramos más importante en los talleres de ocio cultural.

Cuando se participa en un taller de ocio debemos ser capaces de olvidamos de lo que nos rodea, somos capaces de abstraernos del mundo real para introducirnos en el mundo diferente del taller, somos capaces de desempeñar roles que no nos caracterizan.

Los principios de intervención de los talleres de ocio cultural corresponden, de crear situaciones fantásticas y totalmente irreales. El taller puede significar el placer de la descarga y la liberación de tensiones.

Otros principios clave para los talleres culturales

Otros principios claves para los talleres de culturales son:

  • Principio de UniversalidadLos talleres de ocio cultural pueden ser ofertados para todo tipo de públicos sin centrarnos exclusivamente en una determinada franja de edad o colectivo y sin condicionantes artísticos o creadores para los usuarios.
  • Principio de ContextualizaciónSupone la cercanía tanto de los procedimientos como de contenidos a las características socioambientales de los participantes. Deviene de la generalización del principio de Individualidad, es decir, la necesidad de planificar los talleres en relación con las capacidades, aptitudes e intereses de los participantes.
  • Principio de ProximidadPartir de lo más cercano a la vida de los participantes hacia diferentes perspectivas: de lo cercano a lo lejano, de lo concreto a lo abstracto y de lo conocido a lo desconocido.Otra acepción del principio de Contextualización se relaciona con los principios de territorialidad y proximidad de acuerdo con los cuales los talleres de ocio cultural deben ser ofrecidos evitando una centralización/homogeneización cultural.Desde este principio los talleres de ocio son ofertados desde diferentes espacios: centros educativos, casas de cultura, asociaciones, centros cívicos,… en definitiva, cualquier espacio público o privado que posibilite actuaciones descentralizadas y potencien la democracia cultural, es decir, la capacidad existente para todos los individuos de expresarse de manera significativa.
  • SocializaciónAprovechar las prácticas de ocio y culturales para fomentar el desarrollo y realización de actividades que incidan en valores ciudadanos de progreso: tolerancia, solidaridad, respeto al medio ambiente,…
  • CreatividadSe pretende fomentar las actitudes creadoras de todos los participantes sin centrase en aquellos con mayores aptitudes pero ofreciéndoles también a estos oportunidades de crecimiento acordes.
  • ParticipaciónLos talleres de ocio cultural implican participación, que no es tan solo la mera asistencia y por tanto requieren que sean planificados para generar actitudes dinámicas y activas, creando las condiciones personales y colectivas que estimulen la participación y la creación. Por su parte, la participación supone obtener una mayor aceptación y responsabilidad colectiva.

¿Conocías todos estos principios que se aplican a los talleres culturales? Si conoces alguno más que no hemos mencionado puedes dejar tu comentario a continuación.

¿Te ha resultado útil este post?

Califica este post, otros lectores te lo agradecerán

Media de votos / 5. Total de votos:

También puede interesarte…

2 Comentarios. Dejar nuevo

Juan jose García lopez
17 septiembre, 2018 10:51 am

Ofreceis cursos de herramientas de interpretación del patrimonio natural y cultural. Soy formador y me dedico a ello. Un saludo

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú