emociones: concepto y funciones

Las Emociones: Concepto y Funciones

Aunque desde los primeros estudios filosóficos que consideraban la dualidad razón-emoción se ha intentado conceptualizar el término emoción, no existe como tal una definición que sea ampliamente aceptada.

Actualmente, en todas las aportaciones teóricas y experimentales, se entiende por emoción una experiencia multidimensional, en cierta medida agradable o desagradable y que dispone para la acción en base a tres sistemas de respuesta: cognitivo/subjetivo, conductual/expresivo y fisiológico/adaptativo.

El hecho de que cada orientación teórica incida especialmente sobre alguna de estas dimensiones es una de las razones que dificulta un consenso en la definición.

La controversia teórica más destacable en la conceptualización de las emociones es el debate generado acerca de la primacía o relevancia de la cognición y/o los fundamentos fisiológicos.

Las posturas cognitivistas argumentan que los procesos cognitivos son necesarios para que se produzca una emoción y que sin dicha actividad cognoscitiva no se produciría emoción alguna ya que cualquier reacción que se evocara carecería del componente afectivo.

Para quienes defienden posturas biologicistas, la emoción puede evocarse sin tener en cuenta los aspectos cognitivos, y ello se pone de manifiesto en los casos en que se generan emociones por el mero hecho de una expresión facial característica.

Desde las perspectivas más actuales, las emociones son respuestas a estímulos significativos que constan de tres componentes: neurofisiológico y bioquímico, motor o conductual y cognitivo.

Componentes de las Emociones

Mientras que el componente fisiológico de la emoción tiene como objetivo la activación y preparación física del organismo y comporta cambios en la actividad del sistema nervioso y sistema endocrino de la persona, el componente conductual-expresivo se caracteriza por la presencia de cambios conductuales, posturales, de expresión facial,… y el cognitivo-experiencial se caracteriza por la experimentación subjetiva de la emoción y por los pensamientos.

Así, para hablar de emoción y no de otro conjunto de reacciones afectivas hemos de encontrar:

Respuestas neurofisiológicas y bioquímicas: Los procesos emocionales están estrechamente vinculados a los fisiológicos. Las bases biológicas de las emociones incluyen diversas áreas del cerebro, el sistema nervioso autónomo y el sistema endocrino.

Por ejemplo, ante el miedo, la frecuencia cardíaca aumenta, la respiración se acelera, se dilatan las pupilas, sudan las manos, la musculatura se tensa, se produce segregación de adrenalina, un aumento de glucosa en la sangre,…

• Un componente conductual o expresivo que comprende tanto conductas no verbales (lenguaje corporal: expresiones faciales, movimientos corporales, conducta de aproximación-evitación) como verbales (entonación de la voz, intensidad, sonidos, etcétera).

Este componente de la emoción está muy influido por factores socioculturales y educativos que pueden modular la expresión emocional. De esta manera, la expresión emocional varía a lo largo del desarrollo ontogenético de la persona, siendo los adultos los que ejercen un control emocional más grande que los niños.

Por otra parte, las reglas sociales modulan la expresión emocional porque nos facilitan o inhiben la manifestación de acuerdo con el contexto en el cual tiene lugar la experiencia emocional. Por ejemplo, saltamos de alegría si gana nuestro equipo e inhibimos nuestra ira en el trabajo delante de un superior.

• Un componente cognitivo, relacionado con la vivencia afectiva y con el hecho de percibir la emoción en sí y la situación en la que se desencadena, de experimentar propiamente la emoción y con la evaluación de dicha situación. Hace referencia a los estados subjetivos calificados como agradables o desagradables y con el reconocimiento consciente que se hace del estado emocional, por ejemplo decir que “soy feliz” o “me siento culpable”.

Concepto de Emoción

EMOCIÓN es un concepto utilizado para describir y explicar los efectos producidos por un proceso multidimensional encargado de:

• El análisis de situaciones especialmente significativas,

• La interpretación subjetiva de las mismas, en función de la historia personal,

• La expresión emocional o comunicación de todo el proceso,

• La preparación para la acción o movilización de comportamiento,

• Los cambios en la actividad fisiológica.

De tal manera que los elementos constitutivos de la emoción son:

1. Una situación o estímulo que reúne ciertas características o cierto potencial para general tal emoción.

2. Alguien que percibe esa situación, la procesa y reacciona ante ella.

3. El significado que el sujeto concede a dicha situación: etiquetado.

4. La experiencia emocional que el sujeto siente ante esa situación.

5. La reacción corporal o fisiológica (cambios en el ritmo cardíaco o respiratorio, aumento de sudoración, cambios en la tensión muscular, sequedad en la boca, presión sanguínea).

6. La expresión motora-observable (expresiones faciales, tono y volumen de voz, movimientos del cuerpo, sonrisa, llanto,…).

Funciones de las Emociones

Durante mucho tiempo se ha considerado a las emociones de una manera negativa, entendiéndose que una persona que quiera tomar las decisiones más acertadas es aquella capaz de eliminarlas, aplicando exclusivamente la racionalidad.

Sin embargo, si seguimos este razonamiento deberíamos de pensar que la evolución se equivocó con nosotros puesto que, lejos de desaparecer, las emociones siguen existiendo.

Todas las emociones tienen alguna función que les confieren utilidad, independientemente de la cualidad hedónica (agrado-desagrado) que generen. Incluso las emociones más desagradables tienen funciones importantes en la adaptación social y el ajuste personal.

Hay que precisar que la funcionalidad de las emociones está estrechamente relacionada con el control de éstas, es decir, para que una determinada emoción pueda cumplir sus funciones, se tiene que manifestar en un contexto apropiado y con la intensidad necesaria.

Las emociones tienen tres funciones principales:

1. Función adaptativa de las emociones

Supone que las emociones funcionan tanto como facilitadoras de la respuesta apropiada ante las exigencias ambientales, como inductoras de la expresión de la reacción afectiva a otros individuos.

Así por ejemplo, según la primera de estas funciones el miedo favorecería la huida o la inmovilidad corporal defensiva y según la segunda función adaptativa, la expresión de miedo podría ser útil para apaciguar una reacción intensa por parte de un agresor.

Esta función está especialmente delimitada en el caso de las emociones primarias y es más evidente en los primeros años. A título de ejemplo, indicamos la correspondencia entre emoción y función adaptativa más utilizada a nivel experimental:

2. Función social de las emociones

La expresión de las emociones permite predecir a las demás personas el comportamiento que vamos a desarrollar y a nosotros el suyo, lo que tiene un indudable valor para las relación interpersonales y para la adaptación al entorno social.

La emoción es visible y por medio de ella realizamos intercambio informativo con nuestros interlocutores. Las principales señales de comunicación del estado emocional a los demás son la expresión facial y los movimientos de la postura, juntamente con la expresión verbal.

Prestando atención a esas señales podemos conocer los estados e intenciones de un sujeto en relación a los otros (tanto si son miembros de una misma especie como de otra diferente), con lo cual afectan al comportamiento o a las acciones de los otros y, a su vez, las emociones expresadas por los demás vuelven a influir en el primero.

En otras palabras, las reacciones emocionales expresan nuestro estado afectivo, pero también regulan la manera en que los demás reaccionan ante nosotros.

Igualmente, la propia represión de las emociones también tiene una evidente función adaptativa, por cuanto que es socialmente necesaria la inhibición de ciertas reacciones emocionales que podrían alterar las relaciones interpersonales.

3. Función motivacional de las emociones

La relación entre motivación y emoción es íntima: toda conducta motivada produce una reacción emocional y a su vez la emoción facilita la aparición de unas conductas motivadas y no otras.

La relación entre motivación y emoción no se limita al hecho de que en toda conducta motivada se producen reacciones emocionales, sino que una emoción puede determinar la aparición de la propia conducta motivada, dirigirla hacia determinado objetivo y hacer que se ejecute con intensidad.

Esta función no depende del tipo de emoción sino de la dimensión de agrado-desagrado de la emoción y de la intensidad de la reacción emotiva. Por ejemplo, la tristeza (emoción) nos llevaría a realizar una determinada conducta, fundamentalmente de supervivencia (conducta motivada) y que, dependiendo no de la emoción sino de su intensidad y agrado/ desagrado puede hacer que la persona llore a solas o que busque compañía.

Y si es clara la función adaptativa de las emociones en el desarrollo psicosocial de un sujeto como individuo social, también es patente su relación con el repertorio conductual. De esta forma, esa relación de correspondencia entre las emociones y las reacciones conductuales puede desajustarse o provocar cierta sensación de descontrol. Para ampliar más información sobre las emociones al respecto os dejamos el enlace al post sobre «Cómo controlar las emociones y los pensamientos automáticos».

Las emociones que experimentamos influyen en nuestras acciones, por lo que saber reaccionar ante ellas, reconocerlas y analizarlas es la forma de ajustarla de forma óptima. Nos gustaría conocer tu opinión al respecto, ¡no olvides comentar!

¿Te ha resultado útil este post?

Califica este post, otros lectores te lo agradecerán

Media de votos / 5. Total de votos:

También puede interesarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú