Características y tipos de discapacidad

Cada persona posee capacidades diferentes, sean psicológicas, físicas o emocionales que nos hacen llevar vidas distintas y únicas. Sin embargo, en algunos casos puede que alguna de estas capacidades no se hayan desarrollado o que se hayan perdido y, en estos casos, hablamos de discapacidad.

Así, discapacidad sería aquella condición por la que una persona tiene dificultades para desarrollar tareas cotidianas y corrientes que, al resto de individuos de su misma edad y sin esa discapacidad no les resultan complicadas.

Además de la pérdida o limitación de la capacidad, el contexto físico, social y cultural en el que la persona vive hace que la experiencia de la discapacidad sea única para cada individuo por lo que, los intentos para su clasificación son difíciles.

La clasificación más usual la divide en tres grandes áreas: motora, cuando el órgano afectado es el aparato locomotor, psíquica cuando la afectación se da en las cualidades intelectuales y sensorial cuando las limitaciones afectan alguno de los cinco sentidos.

Aunque existen discapacidades ligadas a unos síntomas o manifestaciones bien definidas también existen las denominadas genéricamente como invisibles, es decir, que no son apreciables a simple vista. Suele ocurrir con algunas discapacidades intelectuales y así por ejemplo, es habitual que cuando se habla en televisión de personas con discapacidad intelectual y, debido a que en muchos casos la discapacidad intelectual no es apreciable físicamente, se muestren imágenes de personas con otras discapacidades o únicamente con síndrome de Down. Con ello, lo único que se consigue es no dar visibilidad al colectivo y que la sociedad, en muchos casos, desconozca la realidad de ciertas discapacidades.

Tipos de discapacidades y sus características:

Discapacidad motora 

Las personas con discapacidad física o motora presentan una alteración en su aparato locomotor debido a un mal funcionamiento de los sistemas nervioso, muscular, y/o óseo-articular. Esta alteración dificulta o imposibilita la movilidad funcional de una o varias partes del cuerpo.

Puede ser transitoria, por ejemplo debido a inmovilizaciones por traumatismos o permanente como las producidas por procesos infecciosos como la poliomielitis, por malformaciones neurológicas o accidentes.

Discapacidad sensorial

Las personas con discapacidad sensorial, debido a la afectación de uno o varios de los sentidos, presentan una disminución importante del volumen de información que recogen del ambiente que les rodea. Atendiendo al sentido afectado se clasifican en:

  • Discapacidad visual. Hace referencia a la pérdida o disminución de la visión, englobando toda la etiología y grados de severidad. Para entender la realidad que entraña esta discapacidad basta tener en cuenta que a través del sentido de la vista se obtiene el 80% de la información del mundo exterior.
  • Discapacidad auditiva. Se define como la pérdida o anormalidad funcionalidad del sistema auditivo y tiene su consecuencia inmediata en una dificultad para oír, lo que implica también dificultades en el acceso al lenguaje y el habla por lo que, cualquier trastorno en la percepción auditiva a edades tempranas afecta al desarrollo lingüístico, comunicativo y a los procesos cognitivos. Para considerarse una discapacidad auditiva, la deficiencia debe afectar a ambos oídos.

Discapacidad intelectual

Implica una serie de limitaciones significativas en las habilidades que la persona aprende para funcionar en su vida diaria, comprender el entorno e interactuar con el mismo.

Las personas con discapacidad intelectual tienen dificultades en las habilidades cognitivas, es decir, todas aquellas relacionadas con el procesamiento de la información: atención, percepción, memoria, resolución de problemas, comprensión, establecimiento de analogías,…

Además de estos tres grandes tipos de discapacidad, otras clasificaciones menos conocidas diferencian entre:

Discapacidad psíquica

Se habla de discapacidad psíquica cuando se presentan alteraciones, de forma previsiblemente permanente e intensa, en la conducta adaptativa o de relación. Generalmente están derivadas de trastornos mentales como la depresión, la esquizofrenia, el trastorno bipolar, trastornos de personalidad,… Uno de los mayores problemas asociados para lograr la integración social de este colectivo es la estigmatización social de la enfermedad mental, tanto por las dificultades de reconocimiento y aceptación como por los miedos infundados en torno a los mismos.

Discapacidad visceral

Se trata de una de las discapacidades menos conocida y, sin embargo, una de las más frecuentes. Se corresponde con aquellas limitaciones en la vida y participación en comunidad de aquellas personas que padecen deficiencias funcionales y estructurales en alguno de los sistemas cardiovasculares, hematológicos, inmunológicos, respiratorios, digestivos, metabólicos, endocrinos y genitourinarios.

Discapacidad múltiple

Se caracteriza por la presencia de distintas discapacidades en diferentes grados y combinaciones. Hablar de discapacidad múltiple no solamente es sumar los tipos de discapacidad que puede tener una persona, sino es la interacción que tienen juntas que en la mayoría de los casos suponen a su vez aspectos totalmente nuevos e individuales de distintos tipos de discapacidades. Pueden tener un rango variable, dependiendo de la edad, así como de la combinación y severidad de sus discapacidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú