Wedding Planner: Qué es y cuáles son sus fuciones

La profesión de wedding planner, de reciente incorporación en nuestro país, se traduce literalmente como “organizador o planificador de bodas”. Así, un wedding planner, que puede ser tanto un hombre, una mujer o un equipo, es un profesional que se encarga de planificar, coordinar y dirigir todos los aspectos de la boda, antes, durante y después de ella.

Por tanto, se trata de un profesional especializado del sector de eventos cuya función será asesorar a los novios para diseñar su boda de forma totalmente personalizada, dirigiendo a los novios hacia los proveedores del mercado adecuados, confeccionando un plan de trabajo según el estilo de boda elegido que permita ahorrar tiempo y estrés a los novios planificando de forma sistemática los preparativos, elementos y detalles a tener en cuenta para que nada falle y todo quede perfecto.

Su función es, por tanto, guiar y ayudar a los novios durante los preparativos sin descuidar ni un solo detalle, ajustándose al máximo a su presupuesto, para que los novios no tengan que preocuparse por nada.

Para ello, es fundamental atender y escuchar de forma activa a los protagonistas, con la intención de averiguar qué quieren, y cuáles son sus deseos y expectativas, para así proponerles las opciones más adecuadas para ellos.

Es necesario prepararse a fondo y formarse para llevar a cabo esta labor, con la finalidad de que los novios tengan la seguridad de que está ante un profesional de las bodas y que conoce el mercado a la perfección.

Porqué surge la figura del Wedding Planner

Esta figura surge en Estados Unidos en la década de los 50. En esa época ya, la organización de las bodas suponía un “trabajo” para los futuros esposos lo que, unido fundamentalmente al cambio social que supuso la  incorporación de la mujer en el mundo laboral, hay que recordar que en esa época era en ella en quien recaía prácticamente todo el peso de la organización de la boda, hizo que comenzara a surgir la necesidad de un profesional que las organizara.

Desde Estados Unidos los wedding planner se extendieron a Sudamérica, posteriormente en Reino Unido y, desde comienzos del siglo XXI se empezaron a introducir en España ya que, en la última década, las bodas han ido sufriendo una transformación muy generalizada evolucionando las bodas más tradicionales hacia eventos especiales, bodas diferentes, únicas y personificadas para cada pareja de novios, con lo que hace aún más compleja su organización.

Hace años, la gran mayoría de las bodas eran celebradas por el rito católico en un templo y tenían un posterior ágape en un restaurante o salón de hotel situado en la propia ciudad donde residían los novios y se celebraba la ceremonia. Además, casi todos los servicios prestados en la boda corrían a cargo de un único proveedor, quien se encargaba de todo (espacio, restauración, decoración y centros de mesa, DJ, etc.)…

Hoy en día las bodas son mucho más complejas. Para empezar, ha habido un aumento más que notable de bodas civiles celebradas en espacios diferentes y especiales en lugar de en los juzgados à esto hace que la organización se complique para la pareja contrayente.

Además, al desear cada pareja una boda a su gusto, personificada, diferente y original, los servicios contratados no son los básicos que ofrece un restaurante, sino que se vuelven numerosos y diferentes. No debemos olvidar también la diversidad cultural con la que convivimos actualmente, donde existen parejas de diferentes religiones, países, culturas, sexos… y donde cada vez es más frecuente la movilidad laboral, parejas que se casan en su ciudad natal, pero no es su ciudad de residencia, o al revés, con lo que se les complica la organización del evento.

Esto hace que, cada vez más, las parejas que se comprometen y comienzan a organizar su boda sean conscientes de la necesidad de contratar a un profesional adecuado para tal función y, lejos de considerarse un lujo, el contratar a un wedding planner está convirtiéndose en nuestro país, al igual que ocurre ya en Estados Unidos o Inglaterra, en una práctica habitual.

Funciones laborales de una Wedding Planner

📝 Asesorar, acompañar y guiar antes, durante y después de la boda.

📝 Planificar el evento teniendo en cuenta la individualidad de cada boda valorando junto a los novios estilo, localización, decoración, comida, invitaciones, alojamiento de invitados,… Paralelamente se planificaran los tiempos para controlar imprevistos que puedan sorprender durante el evento y permitir el desarrollo idóneo de todo lo previsto.

📝 Presentar opciones de proveedores que se adapten a las características y al presupuesto así como negociar con los mismos condiciones ventajosas que permitan optimizar el presupuesto global.

📝 Escuchar y asesorar desde sus conocimientos profesionales y experiencia para minimizar los problemas y estrés que una organización de este tipo conlleva.

📝 Controlar y supervisar todos los preparativos, dirigir y coordinar a proveedores, personal, invitados con papel relevante,… y controlar, durante la boda, que el funcionamiento de la misma va sobre lo programado.

¿Te ha resultado útil este post?

Califica este post, otros lectores te lo agradecerán

Media de votos / 5. Total de votos:

También puede interesarte…

1 Comentario. Dejar nuevo

Interesante post! Ya estoy inscrita en el curso de Wedding a través de la app. ¡A ver qué tal me va!

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú