Tipos de terapia con animales y sus beneficios

La terapia asistida con animales consiste en la utilización de animales como ayuda o complemento en terapias más tradicionales con el objetivo de proporcionar beneficios físicos, cognitivos, sociales y emocionales.

Aunque puedan ser muchos los animales utilizados: desde perros, que son los más utilizados hasta caballos, delfines, conejos o cerdos de guinea, entre otros, las modalidades más reconocidas son la equinoterapia, la delfinoterapia y las terapias con animales de compañía.

modalidades terapia asistida animales1) Equinoterapia

Son todas aquellas actividades realizadas con caballos con el propósito de contribuir positivamente al desarrollo cognitivo, físico, emocional, social y ocupacional de las personas que sufren algún tipo de discapacidad o necesidad especial.

Un tipo especial de las terapias con caballos es la denominada como Hipoterapia, que consiste en aprovechar los movimientos del caballo para estimular el sistema nervioso y muscular logrando así una rehabilitación y mejora en el área motora.

¿Sabias por ejemplo que un caballo al trote transmite a la persona que lo monta un total de 110 movimientos diferentes por minuto?

No solo los caballos son utilizados en equinoterapia, también se utilizan burros. La terapia con los burros, denominada como asnoterapia cuenta con la ventaja añadida de que, al ser animales de menor tamaño no producen tanta intimidación inicial como el caballo lográndose casi desde el inicio una gran vinculación psicoafectiva con el animal.

2) Delfinoterapia

Implica nadar e interactuar con uno o más delfines. Se utilizan sobre todo para terapias infantiles en caso de parálisis cerebral, trastornos generalizados del desarrollo, trastornos del autismo y retraso psicomotor.

Los beneficios de este tipo de terapia, además de los asociados de manera genérica a la interacción con animales en un entorno no terapéutico se asocian a los sonidos que emiten los delfines a través de su sistema de ecolocalización. Se cree que el sistema de comunicación natural y por el que los delfines reconocen su entorno a través de ondas ultrasónicas de altísima frecuencia que llegan a superar los 80 Khz. penetran en el sistema nervioso de quien está en contacto con ellos estimulando determinadas zonas cerebrales además de activar el sistema inmunitario y autorregular los procesos corporales.

La delfinoterapia, además de ser la terapia menos asequible debido a la disponibilidad del lugar y del animal es también la más discutida ya que científicamente no se han podido comprobar sus beneficios y, desde la óptica proteccionista del animal es la menos ética ya que los delfines son apartados de su hábitat natural y sus familias, sometidos a largas sesiones de entrenamiento y a condiciones artificiales que les acarrean un gran estrés.

3) Terapia con animales de compañía

A diferencia de la equinoterapia o la delfinoterapia, la terapia con animales de compañía cuenta con una mayor accesibilidad a nivel de instalaciones y a nivel económico. Además se utilizan animales que son bien conocidos desde la perspectiva veterinaria y desde el punto de vista del adiestramiento, algo de suma importancia para su uso terapéutico.

Aunque la terapia con perros, canoterapia, es la más utilizada y documentada, otros animales de compañía frecuentemente utilizados son:

  • Los animales de granja. Por ejemplo, se utilizan en personas con discapacidad intelectual
  • Son utilizadas mayoritariamente como estímulos visuales naturales, por ejemplo, se ha constatado que utilizar pájaros en entornos colectivos de ancianos puede aliviar la depresión e impulsar la interacción.

En Inglaterra hay una tradición muy grande a utilizar pájaros y otros animales de pequeño tamaño como hámsters, cobayas o conejos y, normalmente la terapia se relaciona con el cuidado global de los animales.

  • Suelen utilizarse cuando la persona tiene alergia o miedo a los perros. También son considerados como más apropiados para las actividades con personas mayores.

Peces. Los peces son altamente utilizados para su contemplación y así, reducir la ansiedad. Por ejemplo, son varios los estudios que demuestran que exponer acuarios con peces en las salas de las consultas dentales produce un efecto relajante en los pacientes. Igualmente, profesores de psiquiatría de la Universidad de Pensilvania comprobaron descensos de la presión sanguínea, reducción de la ansiedad y una menor excitación fisiológica en niños hospitalizados que contemplaron un acuario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú