cómo prevenir la violencia de género

Cómo prevenir la violencia de género

Teléfono nacional de atención a la violencia de género: 016
Teléfono para personas con discapacidad auditiva y/o del habla: 900 116 016

* * * * *

Cómo prevenir la violencia de género es un tema que en la actualidad está siendo tratado de forma multidisciplinar desde distintos sectores para completar un proceso con un objetivo único; la promoción de la igualdad.

La Prevención Primaria cuya principal estrategia es la educativa, se dirige a grupos y colectivos; no se trata de una actuación individual.

Se orienta fundamentalmente a las generaciones jóvenes. Niños y niñas son educados en igualdad con la intención de que construyan unas pautas de comportamiento, creencias y actitudes que mejoren su empoderamiento e independencia personal y las actuales relaciones entre mujeres y hombres y que, por tanto, eviten la violencia de género.

Un criterio esencial para trabajar la prevención de la violencia de género, consiste en proporcionar información, ideas y propuestas para la actuación, incorporando valores que eviten la violencia y descalifiquen aquellos valores que la propicien.

VALORES QUE EVITARÍAN LA VIOLENCIA

VALORES QUE PROPICIAN SITUACIONES DE VIOLENCIA

Creer en los efectos positivos de la igualdad para toda la sociedad.

La valoración de la persona sin considerar su sexo ni su imagen, ni su país de origen, ni si presenta o no discapacidad, ni su edad, etc.

La diferencia y la diversidad como riqueza.

La interacción como riqueza desde la individualidad.

El valor de la autonomía individual entendida como que cada persona es un ser completo.

La solidaridad y la responsabilidad social.

La equidad en el trato con el resto de los seres humanos.

La igualdad de oportunidades para todas las personas.

El respeto mutuo y la libertad individual.

La participación de todas las personas en la toma de decisiones.

El valor de todos los trabajos por igual, tanto los productivos como los reproductivos.

El valor de la no violencia en la gestión de los conflictos.

El valor del amor en igualdad.

El peso de las tradiciones, las religiones, las culturas…, que sitúan a las mujeres en papeles de subordinación.

Las relaciones desigualitarias, no basadas en el respeto y la libertad, sino en el ejercicio de poder.

La desigualdad social y la discriminación de mujeres.

La minusvaloración de todas aquellas personas que se salen del patrón mayoritario.

La valoración de las personas en función de su imagen, de su edad, de su país de origen, etc.

La banalización de las relaciones afectivas y sexuales.

La comercialización de los modelos sexuales.

La utilización del cuerpo de las mujeres.

La normalización de la violencia como forma de resolución de conflictos.

La educación que se da a las mujeres, sobre bases de indefensión y dependencia.

La creencia de que las mujeres, por el hecho de serlo, pueden ser agredidas.

El modelo tradicional de masculinidad y feminidad.

Sabemos, que a pesar de haberse producido avances en materia de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en las últimas décadas, pervive un modelo social basado en la adjudicación de roles diferenciados en función del sexo.

Esto fomenta normas y valores que perpetúan la posición de inferioridad de las mujeres, que en última instancia se configuran como la razón última de la violencia de género.

La violencia de género es descrita como la expresión más brutal de las desigualdades sociales.

Por ello, la prevención en violencia de género debe incidir muy especialmente sobre estos factores, promoviendo una nueva forma de entender las relaciones entre hombres y mujeres.

 

Buenas prácticas en materia de Violencia de Género.

Las buenas prácticas en materia de prevención de la violencia de género deben basarse, según las Naciones Unidas, en los siguientes principios orientadores:

► Dar prioridad a la prevención de la violencia contra la mujer en todas las políticas y programas.

► Asignar en todos los sectores recursos específicos para las actividades de prevención.

► Buscar apoyo político para inversiones sostenidas a largo plazo en prevención.

► Elaborar estrategias de prevención que enfrenten las causas de la violencia contra la mujer, en particular la persistencia de los estereotipos de género.

► Determinar objetivos claros, en los que se definan qué es lo que se quiere cambiar mediante las estrategias de prevención y cómo, estableciendo un proceso de seguimiento y evaluación.

► Garantizar que las perspectivas y las voces de las mujeres, en particular órganos gubernamentales, organizaciones no gubernamentales, organizaciones de trabajadores y empresarios y líderes comunitarios locales, para elaborar estrategias inclusivas eficaces.

► Compromete proactivamente a los hombres y los niños en la elaboración y la aplicación de estrategias para la prevención de la violencia masculina contra la mujer.

► Hacer hincapié en que la violencia contra la mujer es inaceptable y su eliminación es una responsabilidad pública.

► Promover la seguridad de las mujeres, en caso necesario modificando los ambientes físicos.

► Garantizar que los esfuerzos de prevención sean holísticos.

Entre las estrategias sugeridas para la prevención de la violencia de género, se pueden incluir:

Campañas y actividades de promoción, en especial campañas encaminadas a transmitir el mensaje de que es inaceptable la violencia hacia la mujer.

Movilización comunitaria. Estas estrategias pueden contribuir a la prevención de la violencia de género, a través de la consecución del compromiso de todos los niveles de la sociedad, entre ellos, representantes de los gobiernos locales, líderes de la comunidad, organizaciones no gubernamentales y grupos de mujeres.

Trabajo con los hombres. La lucha por transformar las relaciones de género y eliminar la violencia contra la mujer no puede tener éxito sin la participación de los hombres. Comprometer a los hombres en la aceptación y respaldo de los nuevos roles a desempeñar por las mujeres resultan claves para poner fin a la tolerancia social ante la violencia ejercida contra las mujeres.

► La capacitación y la sensibilización de los periodistas y otros profesionales de la comunicación que informan sobre la violencia contra la mujer, lo que va a contribuir a mejorar la calidad de la información y a elevar el nivel de conciencia y comprensión de las causas y consecuencias de la violencia contra la mujer por parte del público en general.

Educación y fortalecimiento de capacidades en el sistema escolar. El sistema de educación formal puede ser clave como lugar para elevar el nivel de conciencia acerca de la violencia de género y a atacar y erradicar los estereotipos de género presentes en la sociedad.

Estas son algunas de las estrategias que de forma general se proyectan en los programas de prevención a nivel nacional, aunque de forma particular muchas asociaciones, colectivos y grupos de interés realizan de forma contínua campañas y programas de prevención incluyendo a víctimas de violencia de género.

¿Te ha resultado útil este post?

Califica este post, otros lectores te lo agradecerán

Media de votos / 5. Total de votos:

También puede interesarte…

6 Comentarios. Dejar nuevo

me gustaria tener informacion sobre violencia de genero y prevención para trabajos comunitarios

Responder
    divulgacióndinámica
    24 agosto, 2017 8:43 am

    Buenos días, Lourdes. Gracias por el interés. Para cualquier consulta al respecto puedes contactar con nosotros en el teléfono 618 20 04 80 o escribiendo un correo electrócnico a informacion@divulgaciondinamica.es. El horario de oficina en verano es de 9 a 15 horas.

    Un saludo.

    Responder

Buen artículo. Estoy buscando información acerca de la violencia que se ejerce hacia los hombres, puesto que es un problema aún poco explorado, estereotipado y con poca información sobre lo que ellos pueden hacer o donde acudir en caso de sufrir violencia . Muchas Gracias.

Responder
    divulgacióndinámica
    23 noviembre, 2017 3:03 pm

    Muchas gracias Mariana, nos alegra saber que te ha gustado el contenido. Tal y como dices es un tema interesante sobre el que habría que profundizar más a menudo, lo tendremos en cuenta de cara al futuro.¡Un saludo!

    Responder
Fernanda Trejo
30 enero, 2018 6:13 pm

Este articulo pense que se tendria un apoyo de ambos generos y se apoya principalmente a las mujeres, se tiene la ideologia que el agresor siempre sera el hombre y la mujer la victima, creo que en caso inverso es un tema que se cita con menor frecuencia y caemos en los prejuicios sociales donde un hombre debe ser violento, capaz de todo y una figura de mandato donde se hace lo que aquel diga; seria bueno tratar de balancear las recomendaciones para ambos sexos ya que estamos hablando de equidad de género.

Responder
    divulgacióndinámica
    31 enero, 2018 1:35 pm

    Muchísimas gracias Fernanda por tu interesante comentario, gracias por abrir esta reflexión que todos debemos tener en cuenta. Un saludo!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú