Objetivos y aplicaciones de la programación neurolingüistica

Objetivos y Aplicaciones de la Programación Neurolingüística

La PNL o Programación Neurolingüística basa sus objetivos en cuatro pilares generando una gran variedad de campos de acción para su aplicación con la finalidad de lograr un rapport adecuado que permita al profesional ajustar su trabajo al campo de aplicación deseado, ya sea de crecimiento personal, educación, terapia…

Principales objetivos de la PNL

Uno de los principales objetivos de la PNL es averiguar cómo es nuestro mapa de la realidad y encontrar el modo de intervenir sobre él, en aras de establecer los cambios necesarios que amplíen las posibilidades de éxito en nuestros objetivos.

También recordaremos que para trabajar con PNL hay que estar preparado para la acción, tener una actitud de curiosidad activa, grandes dosis de perseverancia, una mentalidad científica que nos lleve a indagar qué hay detrás de cada conducta y un profundo deseo de cambio y de conseguir lograr los objetivos que nos propongamos.

Tres palabras en resumen: CURIOSIDAD, EXPERIMENTACIÓN Y FLEXIBILIDAD.

Pilares de la programación neurolingüística

Los pilares de la PNL en los que se sustenta todo el edificio son básicamente cuatro, a saber:

1. COMPENETRACIÓN O RAPPORT

El Rapport es el principal factor a tener en cuenta para toda comunicación y cambio realizado en PNL. Es un término tomado de la hipnosis clínica donde se utiliza para denominar la relación armoniosa e intensa que existe entre la persona que hipnotiza y el hipnotizado, donde ambas van a la par. Pero de una forma más general, por Rapport entendemos la relación armónica o compenetración que se establece entre dos personas.

Es comprensible que para poder acceder a la información que nos proporciona la persona con la que vamos a trabajar, debamos estar en sintonía con ella por lo que es fundamental establecer una buena compenetración. Para que nuestro interlocutor se sienta cómodo, aceptado, comprendido, trataremos de acoplarnos a él lo más posible, y con ese objetivo vamos a mimetizar de forma armónica y con todo respeto sus movimientos, su ritmo respiratorio, sus gestos, tono de voz, velocidad de habla, postura corporal, etc. siempre con mucha sutileza y jamás como una burla. Esa capacidad de acompasar o mimetizar lo que hace la otra persona es a lo que denominamos PACING. Así conseguiremos que la persona se vea reflejada en nosotros como en un espejo lo que va a facilitar la creación de una afinidad y de una continuidad.

Y una vez hemos conseguido acoplarnos, nuestra misión es dirigir al cliente modificando algunas de esas variables para hacer que nos siga de forma inconsciente, y generar en él los cambios que queramos conseguir. Esa segunda parte es lo que llamamos LEADING y es fundamental en el trabajo con PNL. Para establecer Rapport tenemos que calibrar diferentes factores que nos ayudarán a guiar al cliente hacia sus objetivos.

2. CONCIENCIA SENSORIAL

Para trabajar con PNL es preciso tener los sentidos bien abiertos para no perder detalle sobre lo que nos están comunicando los demás, prestando atención tanto a la comunicación verbal como (y fundamentalmente) a la no-verbal.

3. OBJETIVAR LOS RESULTADOS

Antes de ponernos en marcha hacia algún lugar, es fundamental saber hacia dónde queremos dirigirnos ya que en función de nuestro objetivo, orientaremos nuestros pasos. Pues del mismo modo, antes de iniciar un proceso de cambio, debemos saber cuál es el objetivo deseado, la meta a la que queremos llegar, y tenerla definida de la forma más precisa y nítida posible, porque así todo nuestro cuerpo y nuestra mente se enfocarán para tomar las decisiones más adecuadas que nos guíen hacia nuestro objetivo.

4. COMPORTAMIENTO Y CONDUCTA FLEXIBLE

En un sistema concreto, el individuo que tiene el comportamiento más flexible, es el que tiene más garantías de éxito. Y por supuesto, si queremos conseguir un cambio, tendremos que ser capaces de modificar nuestro modo de actuar porque una de las premisas fundamentales en PNL que luego veremos con más detalle, es que si seguimos haciendo lo mismo, obtendremos más de lo mismo. El objetivo de la PNL no es cambiar nuestra realidad, sino modificar el mapa por el que nos regimos y por el que percibimos dicha realidad, de modo que seamos capaces de percibirla de otra manera que nos permita ser más felices o más eficaces.

Aplicaciones de la programación neurolingüística

Las aplicaciones de la PNL abarcan una amplia variedad de campos: crecimiento personal, ventas, comunicación interpersonal, educación, terapia, salud, etc. consiguiéndose cambios rápidos y eficaces ya que:

  1. Facilita la comunicación en general, lo que es aplicable tanto al mundo de las ventas, al ámbito de la empresa para favorecer el liderazgo y la dirección de grupos humanos, y también es muy útil en el campo de la enseñanza.
  2. Facilita el acceso a recursos que estaban en la persona pero de los que no era consciente o los tenía desaprovechados, lo que capacita para conseguir objetivos que parecían inalcanzables.
  3. Mejora la salud al conseguir superar estados emocionales negativos (depresión, fobias….) y facilita desprenderse de hábitos tóxicos (tabaco, alcohol, drogas…). Potencia también la seguridad personal, lo que permite la superación de timidez, complejos y situaciones traumáticas.
  4. Aumenta la creatividad, y facilita el estudio y la concentración.
  5. Cambia los esquemas de creencias negativas por positivas, lo que permite liberarse de comportamientos limitantes.
  6. Ayuda al desarrollo profesional ya que una amplia gama de profesionales desde médicos, psicólogos, empresarios, educadores… pueden ayudar a cualquier persona a alcanzar los resultados deseados con la rapidez y eficacia que caracteriza la PNL.

¿Te ha resultado útil este post?

Califica este post, otros lectores te lo agradecerán

Media de votos / 5. Total de votos:

También puede interesarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú