escuelas de verano

Integración: Escuelas de Verano

Existe una asociación consistente entre el apoyo social y afectivo que reciben las personas (principalmente dentro de la familia) y su resistencia en espacios de vulnerabilidad. Esto lo saben bien los que diariamente trabajan con niños/as en riesgo de exclusión social en las escuelas de verano que funcionan durante esta época estival. Por eso el trabajo con niños en las escuelas de verano es una oportunidad más para prestar atención a las emociones y reforzar aquellos aprendizajes que no tienen nada que ver con el currículo académico.

La situación de exclusión es mantenida en la práctica gracias a los estereotipos, prejuicios y estigmas que rodean al barrio del Polígono Sur de Sevilla. Para comprenderlo mejor, diferenciamos estos tres conceptos:

Estereotipos: los podemos definir como el conjunto de atributos que utilizan las personas para caracterizar a los miembros de un determinado grupo social. El estereotipo genera una expectativa acerca de qué cabe esperar del otro para, en función de eso, organizar la propia conducta.

Prejuicios: conllevan sentimientos o actitudes negativas hacia los miembros de determinados grupos sociales por la mera pertenencia a esos grupos. A diferencia de los estereotipos, los perjuicios tienen un componente emocional.

Estigmas: Se definen como un atributo que diferencia a una persona o grupo frente a los demás y que, en determinados contextos sociales, implica la devaluación de la persona. Estos estigmas aumentan la probabilidad de ser víctima de exclusión social.

Los estereotipos, prejuicios y estigmas de la población general funcionan como generadores y mantenedores de situaciones de exclusión. Esta idea podemos verla también reflejada en anteriores post y vídeos del área de Integración (como ejemplo el post de ¿Es lo mismo exclusión social que pobreza?) y en el área de Mediación donde se explican las consecuencias de los estereotipos y prejuicios en Mediación Vol II. Un espacio entre culturas.  Sin embargo hay muchas formas de atajarlo, uno de ellas es basar las acciones a realizar con la comunidad es el principio de normalización; todos somos la misma comunidad, convivamos en igualdad.

Los vínculos sociales fortalecen las habilidades sociales, de resolución de conflictos moderan el efecto de tensiones ambientales, coadyuvan a reparar los daños producidos por acontecimientos estresantes y aceleran la recuperación.

Para estos niños, vivir en un barrio como el Polígono Sur de Sevilla es la única realidad que conocen pero eso no significa que esto haga que se conformen, ellos más que muchos adultos saben de la importancia de identificarse como una comunidad más dentro de una sociedad que intenta avanzar, y donde es importante ser consciente de sus limitaciones pero también de las cosas buenas que tienen.

A continuación vemos el trabajo diario en una escuela de verano dentro de un barrio en el que las sonrisas de los niños/as son iguales a las de otros sitios y donde nos lanzan un mensaje ¿Quieres saber cuál? ¡No te lo pierdas!

Para más información puedes visitar nuestra web: www.divulgaciondinamica.es

¿Te ha resultado útil este post?

Califica este post, otros lectores te lo agradecerán

Media de votos / 5. Total de votos:

También puede interesarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú