Adaptaciones en la vivienda de las personas dependientes

Adaptaciones en la vivienda de las personas dependientes

Las adaptaciones en la vivienda de las personas dependientes aumentan su seguridad en la realización de las tareas del hogar habituales y las dotan de ciertas comodidades que servirán de ayuda en su día a día.

En este artículo vamos a describir adaptaciones en el baño y en la cocina, así como recomendaciones relacionadas con la alimentación, la movilidad y la limpieza del hogar, encaminadas a hacerlo más accesible para las personas dependientes. Además trataremos ciertas recomendaciones dirigidas especialmente a personas afectadas por demencia.

El domicilio será el lugar dónde pasen mayor tiempo las personas dependientes, por lo que es imprescindible, que reúna una serie de condiciones que le aseguren una calidad de vida, tanto en la prevención de accidentes domésticos como en el favorecimiento del bienestar personal y la autonomía personal.

El mantenimiento de su autonomía pasa por la adaptación que se haga de los elementos del hogar de acuerdo a las limitaciones o necesidades personales. A veces, se tratará de sustituir o eliminar algo sencillo (por ejemplo los botones por velcro o las modificaciones generales anteriormente expuestas) y en otras ocasiones se requerirán adaptaciones o inversiones mayores.

Adaptaciones generales para las personas dependientes

De manera general, decir que las viviendas de la personas dependientes, además de estar adaptadas para paliar sus deficiencias físicas o psíquicas, deben ofrecer un bienestar personal y, por ello, hay que respetar sus gustos en la decoración y arreglo de su hogar, así como procurar que posea sus objetos más queridos, que le ayuden a sentirse orientada.

Para hacer más cómodo el uso del hogar es aconsejable hacer accesible todos los objetos de uso diario de la persona dependiente, para lo cual habrá que redistribuir el contenido de los armarios y estantes. Se recomienda una revisión de los mismos, junto al/a la dependiente, en la cual se deseche o coloque en un lugar menos accesible aquellos objetos que no son de uso habitual, con el objetivo de disponer de más espacio y resulte más fácil encontrar los objetos cotidianos. Igualmente se procurará el almacenaje siempre en planos medios, sin necesidad de agacharse ni de subirse a ningún sitio.

Cada usuario/a requerirá una serie de adaptaciones o ayudas para adaptar su a sus propias necesidades, lo que necesita una evaluación interdisciplinar y personalizada, por lo que sólo mencionaremos a título de ejemplo algunas de las ayudas técnicas y recursos más generalizados para la adaptación de las viviendas de las personas dependientes.

Adaptaciones en el aseo
de las personas dependientes

  • Colocación de puntos de apoyos o sujeción en la bañera que permiten aumentar el equilibrio y la seguridad.
  • Superficies antideslizantes, tanto en el interior como en el exterior de la bañera, mediante la utilización de alfombrillas de caucho o felpudos bien sujetos.
  • Elevación de la altura del inodoro con adaptadores especiales. Proveerlo de barras o asideros.
  • Utilización de esponjas, cepillos y toallas provistos de dispositivos técnicos especiales (agarraderas, mangos, lazos…) que permitan el acceso a todas las zonas evitando el riesgo de caídas. Utilización de peines y cepillos dentales parcialmente adaptados.
  • Utilización de asientos adecuados que permitan tomar la ducha sentado/a. Utilización de asientos corridos que permitan entrar a la bañera sentado/a. Recomendación de platos de ducha, e incluso ducha sin plato, sobre una superficie inclinada y antideslizante, sobre todo si la persona va en silla de ruedas.
  • Griferías de sencillo manejo, recomendándose las duchas tipo teléfono. Griferías adaptadas a personas con escasa o nula movilidad en manos o muñecas.

Adaptaciones para la movilidad y el transporte
de las personas dependientes

  • Para promover que la persona dependiente pueda deambular por su domicilio se atenderá, tanto a la adecuación del espacio (recomendaciones generales de evitación de caídas y eliminación de barreras arquitectónicas), como a la aportación de aquellas ayudas técnicas que mejoren el equilibrio. Por ejemplo, utilización de bastones y/o andadores, de los que existen diferentes modelos que se adaptan a las peculiaridades de movilidad.
  • Para paliar las dificultades para levantarse de sillas y sillones se recomiendan asientos con brazos y no demasiados hundidos que permitan hacer fuerza sobre los brazos. Igualmente existen en el mercado elevadores que, colocados en cualquier asiento, permiten a la persona levantarse.

Adaptaciones para la alimentación
de las personas dependientes

  • Existen en el mercado diferentes tipos de cucharas, tenedores y cuchillos que se adaptan a los diferentes problemas de articulaciones. Los cubiertos normales pueden ser también adaptados por medio de la fabricación de mangos más anchos o largos que los habituales.
  • Se recomienda el uso de tazones o platos hondos a ser posible de plástico. Igualmente existen superficies especiales donde se insertan los recipientes evitando el desplazamiento de los mismos. Se utilizarán colores llamativos si la persona mayor tiene dificultades visuales.
  • Existen en el mercado vasos y tazas más fáciles de asir que las corrientes, siendo preferible el uso de tazas que de vasos.

Adaptaciones en la cocina
de las personas dependientes

  • Utilización de sistemas que permitan fijar los utensilios de cocina a una mesa o pared para poder ser utilizados con una sola mano: pelapatatas, rallador, etc.
  • Utilización de abrelatas eléctricos y pequeños robots de cocina que minimicen los esfuerzos físicos.
  • Colocación de sistemas que fijen los cazos o sartenes en el fuego por medio de mangos para evitar que resbalen. Dotar a la cocina de una encimera o tabla desde los fogones hasta la mesa lo que permite arrastrar el cazo por ella sin tener que levantarlos.
  • El uso de pequeñas mesas con ruedas o “camarera” facilita la tarea de poner la mesa, a la vez que se pueden utilizar para el traslado de otros objetos.

Adaptaciones para personas dependientes
en la limpieza de la vivienda

  • Es recomendable la realización del máximo número de tareas autónomas que pueda realizar tales como limpiar el polvo, ordenar un cajón, doblar ropa… Existen algunas adaptaciones a los utensilios básicos de la limpieza tales como un sistema de sujeción del cepillo de barrer a un sujeta brazo y que permiten barrer o fregar con un brazo.
  • Las tareas de fregado de la vajilla se pueden realizar con escobillas o cepillos fijados a la pared o base del fregadero que permite limpiar con una sola mano vasos y platos.
  • Existen, también, en el mercado otros tipos de ayudas más específicas, para lo cual comentar que hay empresas dedicadas a la distribución-comercialización de estas ayudas técnicas, con más de 5.000 productos en catálogos

En el caso de una persona afectada de demencia, las recomendaciones generales que harán la vivienda más segura son las mismas que las citadas anteriormente, añadiendo otras nuevas que se derivan del hecho de que estas personas son incapaces de velar por su propia seguridad, teniendo momentos en que no son capaces de prever las consecuencias de sus propios actos.

Recomendaciones para las viviendas
de personas afectadas por demencia

  • El orden es básico en las viviendas de las personas afectadas de demencia, ya que es importante ofrecer seguridad. Los muebles, objetos y adornos deben ser los imprescindibles y deben estar siempre colocados en su sitio.
  • Disponer de armarios con llaves para guardar medicamentos, artículos de limpieza y objetos peligrosos.
  • Utilizar barreras que impidan el acceso a escaleras o a la puerta de la calle. Es conveniente utilizar sistemas seguros de cierre de balcones y ventanas. También es recomendable colocar algún dibujo o adorno en los cristales de las ventanas para evitar que choquen contra el cristal que no pueden ver o reconocer.
  • Reguladores de temperatura en los grifos de agua caliente y protectores en los sistemas de calefacción, puesto que pueden llegar a tener problemas de sensibilidad para reconocer las temperaturas.
  • Inutilización de la cocina. También resulta recomendable tapar los enchufes y restringir el acceso a electrodomésticos.
  • Disposición de elementos orientativos y distintivos (con cintas adhesivas, símbolos o dibujos, colores…) de las distintas estancias de la casa, de interruptores de luz, de los bordes de los muebles…

Enlace de Interés: En el siguiente enlace se podrá descargar los Productos de apoyo para la Autonomía personal recogidos por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad:
http://www.ceapat.es/InterPresent2/groups/imserso/documents/binario/guadeproductosdeapoyo.pdf

Estas recomendaciones y adaptaciones están orientadas a nivel general, no obstante, es importante tener en cuenta aquellas particularidades de cada individuo y ajustarlas. Por ello, nos gustaría conocer todas aquellas recomendaciones que puedan aportar más información, además de todos los consejos u opiniones que se quieran expresar.

¿Te ha resultado útil este post?

Califica este post, otros lectores te lo agradecerán

Media de votos / 5. Total de votos:

También puede interesarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú