Actividades para niños con discapacidad motora

Actividades adaptadas para niños con discapacidad motora

Las actividades destinadas a la discapacidad motriz son aquellas que, con la presencia de personas con discapacidad o no, hacen que los participantes vivan de manera lúdica las limitaciones de las personas con dificultades y valoren sus capacidades.

El objetivo principal es sensibilizar a los participantes sobre la realidad del colectivo de las personas con discapacidad motriz, fomentar actitudes positivas y solidarias basadas en el respeto a la diversidad y evitar la aparición de actitudes negativas o no-integradoras mediante el componente lúdico y participativo de la actividad.

Se trata de juegos que permiten un cambio de actitudes y, para ello, experimentar una discapacidad motora puede ser un buen recurso para conseguir actitudes positivas y solidarias, ya que, al vivenciarlo, el participante adquiere conciencia de las limitaciones y, a la vez, aprende a valorar las capacidades, aspectos fundamentales para iniciar el conocimiento del otro. El respeto a la diversidad debe partir de un conocimiento mutuo. No puede juzgarse a aquellos que no se conocen, ya que entonces se prejuzga y, en consecuencia, aparecen una serie de ideas preconcebidas originadas por la ignorancia, lo que incide en actitudes no integradoras con un profundo componente segregador.

Por tanto, los juegos motrices sensibilizadores se erigen como un recurso que facilitará la comprensión de la diversidad en la discapacidad motora. Experimentar la discapacidad motriz mediante actividades sirve para interiorizar, y así expresar; Maniobrar una silla de ruedas, desplazarse sin ver con la ayuda de un bastón etc. Son experiencias que, vividas de una manera lúdica, raramente se olvidan.

La aplicación de juegos motrices sensibilizadores puede ser muy positiva en el momento de tener participantes con discapacidades motoras integrados en el centro, con el objetivo de que valoren mejor sus capacidades y comprendan sus limitaciones. En la medida que sea posible antes de desarrollar una jornada de actividades sensibilizadoras para la discapacidad motriz, se recomienda un trabajo previo y, en cualquier caso, una reflexión final del grupo para que los juegos no queden simplemente como una situación anecdótica.

Algunos ejemplos de actividades de discapacidad motora:

 


JUEGO: CARA Y CRUZ

CONTENIDO PRINCIPAL: Habilidades motrices básicas y velocidad
MATERIAL: No necesario
NÚMERO DE PARTICIPANTES: 2 equipos de 10 jugadores como máximo

DESARROLLO: El monitor forma dos equipos de 10 componentes y los sitúa formado dos filas paralelas, separando ambas filas a una distancia de 1,5 a 2 m y a 1 metro entre cada uno de la fila. A continuación el monitor le asigna a una fila el nombre «cara» y a la otra «cruz». Si nombra a uno de los equipos, por ejemplo cruz, estos deben huir siendo perseguidos por los “cara” que intentarán atraparlos antes de llegar a la línea del refugio. Cada jugador puede atrapar solamente al adversario que tiene a su lado. Se contabilizarán las capturas de cada equipo para decidir quién es el ganador.

ADAPTACIONES:

Al emparejar a los participantes se tendrá en cuenta que las parejas sean lo más homogéneas posible. Se prestará mucha atención a los atrapes evitando que los participantes que se desplacen con muletas o en silla de ruedas choquen con sus compañeros o se ponga en peligro su integridad física. Por ello se permitirá que el participante con discapacidad motriz pueda atrapar al adversario con un toque sin que tenga que agarrarle para atraparlo.

Dependiendo del nivel de movilidad y de autonomía del participante con discapacidad, puede incorporarse un balón de gomaespuma para que atrape a los demás lanzándoselo.

 


 

JUEGO: EL ESCULTOR

CONTENIDO PRINCIPAL: Conocimiento corporal y relajación
MATERIAL: No necesario
NÚMERO DE PARTICIPANTES: Número de participantes: 20 a 22 participantes. (Por parejas) Espacio amplio llano, delimitado.

DESARROLLO: El monitor/a pide a los participantes que formen parejas y les explica que uno de ellos va a desempeñar el rol de escultor y el compañero el de escultura. El escultor tiene que confeccionar una escultura con el cuerpo del compañero, moviendo sus extremidades y sus distintas partes del cuerpo, mientras el compañero que tiene asignado el rol de escultura debe permanecer estático según la forma que le dé el compañero. Al terminar la escultura este deberá adivinar que es. Después se intercambiarán los roles.

ADAPTACIONES:

Si uno de los participantes tiene discapacidad motriz tendrá que atenderse su colocación para facilitar los movimientos.

Si hay participantes que presenten problemas de equilibrio, participarán sentados.

Si hay jugadores con una gran afectación en las extremidades superiores darán instrucciones verbales al docente que esculpirá a su compañero.

 


 

JUEGO: LA ESTRELLA DE LANA

CONTENIDO PRINCIPAL: Habilidades motrices básicas
MATERIAL: Un ovillo de lana
NÚMERO DE PARTICIPANTES: 25 a 30 participantes. Espacio amplio llano, delimitado

DESARROLLO: El monitor/a sitúa a los participantes formando un círculo separados entre sí por 1, 5 metros como mínimo y después le proporciona el ovillo de lana a un jugador que debe decir en voz alta al grupo a quien lo va a pasar agarrando un extremo de la lana. Y así sucesivamente hasta que todos los miembros del grupo estén unidos por la lana formando entre todos una estrella. Puede repetirse la acción hasta que se acabe la lana del ovillo.

ADAPTACIONES:

El monitor/a deberá prestar atención si el ovillo cae al suelo y en el caso de que se realizase esta técnica con alumnos con gran afectación motriz en las extremidades superiores, expresarían el nombre a quien va a dirigirse el ovillo y el monitor/a lo lanzará por ellos.

 


 

JUEGO: EL BALANCÍN

CONTENIDO PRINCIPAL: Equilibrio y fuerza
MATERIAL: Tablón de madera de 100 x 225 cm con soporte central fijado en el suelo, que favorezca la basculación, regulable en altura para aumentar o disminuir la dificultad.
NÚMERO DE PARTICIPANTES: Grupos de máximo 10 jugadores en silla de ruedas por balancín. Juego recomendado para sensibilización y para personas usuarias de sillas de ruedas sin afectación del tren superior.

DESARROLLO: Los jugadores en fila india tras el balancín. A la señal, el primer jugador impulsa la silla de ruedas e intenta subir y descender del balancín lo más rápidamente posible. Gana el jugador que en menos tiempo lo realice sin cometer errores, sumando todas las repeticiones que hayan tenido lugar. El monitor/a debe controlar la correcta ejecución del ascenso y descenso del balancín y evitar que el jugador salga de los límites de la rampa.

 

¿Te ha resultado útil este post?

Califica este post, otros lectores te lo agradecerán

Media de votos / 5. Total de votos:

También puede interesarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú