Animación a la lectura

Técnicas de animación a la lectura

Las técnicas de animación a la lectura a través de actividades que resulten atractivas y que a la vez sean divertidas es una forma participativa de introducir el libro y el gusto por la lectura. Estas actividades se pueden realizar en la escuela, en la barriada, a través de asociaciones y amigos del libro…

Particularmente difícil se antoja este objetivo en la etapa de la Secundaria, por la edad de los participantes y la dificultad de rehacer el camino que se tendría que haber andado en otras etapas del aprendizaje. Por lo que en las líneas que siguen nos centraremos en este nivel y trataremos de aportar ideas o consejos para triunfar en esta etapa (muchas de estas ideas son igualmente factibles en Primaria).

El dia del libro: una forma de fomentar la lectura

En primer lugar, partimos de la premisa de que nuestro objetivo es ACERCAR LAS LETRAS Y LOS LIBROS a unos chicos y chicas que no están, en general, en absoluto interesados en ellos. Son la generación de las nuevas tecnologías: su entretenimiento y diversión están monopolizados por la música, la televisión y los videojuegos. ¿Les queda tiempo para leer? Desde luego los libros no son superioridad, y si nos empeñamos en que lean La Celestina, El Quijote o El sí de las niñas, sólo conseguiremos alejarles más de la lectura en general. Así pues, primera receta: ofrecerles lecturas entretenidas, actuales, que traten los temas que les preocupan y les gustan, que utilicen su lenguaje. No hay que renunciar al objetivo de aprender a través de la lectura: podemos encontrar libros de autores jóvenes que enganchan a los chicos y chicas y que contienen «cultura».

En segundo lugar, el objetivo es que el alumnado PARTICIPE en las actividades, se implique en todas y cada una de ellas y aprenda de este modo. Tendremos que organizar actividades de animación a la lectura primordialmente participativas, que exijan hacer y no sólo estar o escuchar.

técnicas de animación lectura

Se trata de fijar un número de días en que el centro, el barrio… se vuelque en esta actividad: 1 si sólo vamos a celebrar el “Día del Libro”, 2 ó 3 si lo llamamos “Jornadas de las Letras”, ó 5 si lo hacemos coincidir con la “Semana Cultural” o cualquier otro periodo de vacaciones.

Durante todo el tiempo que dure el evento habrá una serie de actividades abiertas de forma permanente.

Aquí van algunas de las que mejores resultados dan:

Exposición de novedades Editoriales

Seleccionando libros de las colecciones juveniles que haya en la Biblioteca del centro o del distrito o adquiriendo novedades para esta ocasión.

Se pondrán facilidades para los préstamos: horario para sacar libros, ampliación del tiempo de préstamo, etc. Es importante darle un aspecto atractivo a la exposición (sección «Los más leídos»; panel con comentarios y recomendaciones de alumnos o alumnas, etc.).

Redacción de un cuento colectivo (en la Biblioteca)

Se trata de cubrir un encerado, o un panel, o una pared, con papel en blanco y dejar que todo el que quiera escriba una frase hasta completar una historia. Es fundamental que la primera frase sea motivadora y deje abiertas muchas posibilidades, por ejemplo: «Se acercó, y sin mediar palabra…”. Será la única cosa preestablecida, el resto dependerá de la imaginación de los que escriban.

Esta actividad de animación a la lectura les gusta mucho, aunque a veces acaba en un despropósito. Se puede anunciar que el cuento resultante se publicará en la revista del centro, si es que la hay.

Exposición de fotografía

Bajo el título «Gente leyendo» se puede organizar previamente una gymkhana fotográfica y completarlo con imágenes que vengan al caso de distintas procedencias.

Exposición de carteles (en los pasillos)

Durante la semana anterior, en las clases de Literatura, o en las tutorías, cada niño o niña elaborará un cartel con un fragmento literario, una poesía, una máxima filosófica, etc. Se trata de que cada uno elija de entre sus lecturas favoritas, aquello que quiera mostrar a todos los demás. Por supuesto, los y las monitores deben tener en la manga unos cuantos textos muy significativos para «prestarles» a los que no sepan qué hacer. Además del contenido literario deben volcarse en la elaboración artística del cartel. Se empapelará literalmente el centro con palabras.

Intercambio de libros (en la Biblioteca)

Las personas que deseen compartir sus libros favoritos entregarán un ejemplar envuelto en papel de regalo y a cambio se les dará un «VALE». El último día de la celebración se canjearán los vales y todos y todas serán, con seguridad, gratamente sorprendidos/as. Para que resulte, es necesario hacer una buena publicidad de esta actividad, explicando en las clases el sentido del intercambio e invitando a ser honrados con lo que aporten.

Estas son algunas de las actividades de animación a la lectura que pueden ayudar a fomentar este hábito en los menores, no obstante, nos gustaría que nos comentases alguna otra actividad o técnica que conozca o que ya hayas usado, y sobretodo, qué resultados se han conseguido. ¡No olvides comentar!.

¿Te ha resultado útil este post?

Califica este post, otros lectores te lo agradecerán

Media de votos / 5. Total de votos:

También puede interesarte…

1 Comentario. Dejar nuevo

PATRICIA GARCÍA MEZA
19 junio, 2019 5:11 am

Muy interesante esta pagina les aporto como dinámicas la fuga de vocales donde escribimos la biografía de un autor de un libro pero solo las consonantes y los estudiantes van leyendo las consonantes y poniendo las vocales correspondientes hasta completar la biografía .

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú