¿Puedo usar cualquier foto de Internet para mi web o blog?

Hoy en día, donde en internet obtenemos muchísima información acerca de cualquier búsqueda que realizamos, es primordial el uso de una buena imagen o fotografía que acompañe a nuestra página web, post o blog, pues son elementos llamativos que deben de atraer la atención de la visita y de los clientes.

Existe una leyenda que dice que podemos utilizar libremente cualquier imagen que encontremos en internet siempre que mencionemos la fuente de la misma, pero NO ES CIERTO.  Independientemente de si se trata de un sitio con muchos o pocos visitantes o que pueda ser que el autor nunca se vaya a dar cuenta, para utilizar una imagen necesitamos el permiso del dueño.

El hecho de que en Internet circulen fotos o imágenes sin aparente control,  no significa que podamos darles el uso que estimemos conveniente.  Detrás de una imagen hay un autor  y, por lo tanto derechos.  La Ley de Propiedad Intelectual protege los derechos de estos autores. El hecho de que una fotografía esté en Internet, no la convierte en pública y disponible.

Entonces, cuando en algún momento necesitemos utilizar imágenes para nuestra web, para campañas publicitarias, para artículos del blog o para publicarlas en las redes sociales: ¿qué tipo de imágenes podríamos  utilizar? ¿podemos utilizar o no las imágenes que encontramos en Google o tendremos que utilizar siempre  fotografías de los bancos de imágenes?…

Antes de nada, tenemos que tener en cuenta que Google no es un banco de imágenes en sí, sino un motor de búsqueda que nos devuelve tanto enlaces como imágenes de diversos  sitios, por lo que puede que las imágenes tengan o no derechos de autor y legalmente esté o no esté permitido el uso de dichas imágenes libremente o sin autorización.

En el caso de que queramos utilizar las imágenes que encontremos en Google, debemos de seleccionar exclusivamente aquellas cuyo autor ha dado permiso por escrito para su uso, o bien las que poseen una Licencia de Creative Commons, una asociación sin ánimo de lucro que se encarga de brindar difusión “gratuita” a sus autores (fotografías, video, escritores o cualquier artista) a través de la creación de licencias de diferente tipo.

Recuerda que si quieres conocer más acerca de las licencias de Creative Commons, puedes visitar su página web en castellano: Creative Commons https://creativecommons.org/licenses/

Buscar imágenes en Google por tipo de licencia:

Cuando realizamos una búsqueda en Google, podemos filtrar los resultados para que aparezcan solo imágenes, vídeos o texto que podamos utilizar libremente. Para ello, el buscador dispone de un filtro de búsqueda avanzada “derechos de uso” que nos permitirá saber cuándo podemos utilizar, compartir o modificar las imágenes que nos muestra según nuestra búsqueda.

Para localizar este filtro, realizaremos una búsqueda en www.google.es, seguidamente nos vamos a la pestaña de “Imágenes”, clicamos en la pestaña de “Herramientas” y veremos que se despliegan una serie de opciones entre las que se encuentra “Derechos de uso”, justo ahí nos aparecerá un desplegable donde podemos seleccionar el tipo de licencia que queramos que tenga el  contenido buscado:

  • Sin filtrar por licencia: Aquí se mostraran todas las imágenes o fotografías que pueden ser utilizadas por terceros o no.
  • Etiquetadas para reutilización con modificaciones: Estas fotografías las podrás usar para tu beneficio lucrativo y podrán ser modificadas a tu gusto.
  • Etiquetadas para reutilización: Estas imágenes puedes utilizarlas también con libertad, pero no puedes modificarlas, es decir, debes usarlas tal cual aparecen.
  • Etiquetadas para reutilización no comercial con modificaciones: Estas imágenes las puedes utilizar libremente y modificarlas, pero no puedes utilizarlas con fines comerciales, es decir, no puedes utilizarlas para tu negocio ni para publicidad.
  • Etiquetadas para reutilización no comercial: Puedes utilizarlas sin problemas pero no con fines comerciales.

Luego, siempre que vayamos a utilizar una fotografía propiedad de un tercero tenemos que tener constancia del tipo de licencia que tiene, o en su defecto, deberíamos de disponer de una autorización del autor o cualquier otra vía legítima para poder utilizarla, por ejemplo, recurriendo a un banco de imágenes.

También puede interesarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú