acoso escolar

Prevenir el Bullying o Acoso Escolar – Características y conductas

Desde hace años,  el acoso escolar o bullying que se viene produciendo en las aulas de los colegios es un problema que preocupa a la sociedad en general y al sistema educativo en particular. La violencia escolar, perjudica considerablemente el proceso de enseñanza aprendizaje en las aulas, además de las relaciones entre compañeros y entre profesores y alumnado. Sin embargo, este problema ya no se restringe únicamente a la presencia de espacios físicos, ahora debemos abordar otras nuevas formas como el cyberbullying o ciberacoso.

*****
Teléfono del Acoso Escolar:
Recuerda que el Gobierno de España tiene habilitado un teléfono gratuito contra el acoso escolar: 900 018 018, no dudes en llamar, es una herramienta indispensable en la lucha contra el acoso escolar.

Distinción entre Agresión, Violencia y Agresividad.

Pero antes de adentrarnos en la temática, conviene abordar una serie de conceptos, que son habitualmente usados de forma errónea como sinónimos en relación a la temática del acosos escolar,  y que vamos a encontrarnos de forma habitual en este tipo de problemáticas. Debemos distinguir así entre agresividad, agresión y violencia.

  • La agresión, hace referencia a cualquier comportamiento dirigido hacia otra persona u objeto que se realiza con la intención de producir lesiones, daño o sufrimiento. El agresor considera que su conducta producirá daños en la víctima y que ésta intentará evitarlos.
  • La violencia, concepto usualmente superpuesto al de agresión, no es un simple sinónimo de éste. La violencia es una estrategia que, también de forma intencionada, pretender obtener la sumisión de otra persona, dominarla para alcanzar beneficios directos, inmediatos o indirectos por medio de distintas tácticas. La violencia puede utilizar la agresión (en sus diferentes formas: directa, física, sexual,…) pero también puede ejercerse por medio de la negligencia, la manipulación y las coacciones, sus efectos se notan y van desde las simples lesiones y daños físicos pasando por las consecuencias psicológicas y morales hasta la alteración de los procesos de desarrollo y adaptación social de las víctimas. La agresión es una de las tácticas que la violencia puede emplear para obtener sus fines.
  • La agresividad es una disposición temperamental que forma parte del repertorio de características básicas de la personalidad de un sujeto. Su peculiaridad, además de influir directamente en la ejecución de conductas agresivas, es que aparece muy precozmente en el desarrollo individual, se mantiene a lo largo de toda la vida con un nivel de estabilidad notable y es independiente del contexto donde se encuentra el sujeto.

Muchos autores consideran la violencia como la forma más extrema de la agresión física, pero sin embargo, ni toda la violencia es agresión, pensemos en la negligencia, ni toda la agresión es violenta ya que un empujón, en el contexto de juego o practicando deporte es un acto de agresión pero no necesariamente un acto violento.

Características principales del acoso escolar o bullying

El acoso escolar o como también se le denomina “bullying”, se trata de un tipo específico de violencia que es ejercido o sufrido por un/a alumno/a. Se diferencia de otras conductas violentas por formar parte de un proceso con cuatro características que aumentan su gravedad:

  1. No se limita a un suceso aislado, sino que se repite y se prolonga en el tiempo, aumento su intensidad.
  2. Tienen lugar una situación de desigualdad entre acosador y víctima, pues generalmente el acosador suele contar con el apoyo de un grupo que anima su conducta violenta, mientras que la víctima suele presentarse indefensa y aislada.
  3. Se perpetúa en el tiempo, a causa de la ignorancia o pasividad de las personas que rodean a agresor y víctima.
  4. Suele implicar más de un tipo de conducta violenta, iniciándose por lo general con agresiones sociales y verbales, e incluyendo después coacciones y agresiones de carácter físico.

Entre las conductas que los acosadores dirigen a sus víctimas podemos distinguir:

  • Exclusión: Se ejerce impidiendo participar a la persona, aislándola intencionadamente en las interacciones entre iguales y también ignorándola.
  • Agresiones verbales: Se trata de insultos, burlas, motes o palabras orientadas a ridiculizar. Cuando la víctima es objeto de discriminación por pertenecer a un colectivo ya discriminado en el conjunto de la sociedad (por ejemplo: pertenecer a una minoría étnica) las agresiones verbales suelen aludir a dicha característica, dando origen a acoso de tipo racista, xenófobo, homófobo o sexista. Otras muchas veces, las agresiones verbales giran alrededor de dificultades de la víctima, como tener una menor agilidad o alguna necesidad especial.

En otros casos, por el contrario, se trata de cualidades valoradas por la sociedad, como el rendimiento, llevarse bien con las figuras de autoridad o tener una apariencia deseable, ridiculizándose a través de la utilización de motes.

  • Agresiones contra sus propiedades: Se realizan actos como esconder, romper o substraer objetos de la víctima.
  • Agresiones físicas: Mediante agresiones sobre el cuerpo de la víctima, como empujones, golpes, etc.
  • Coacciones: Se trata de amenazar a la víctima para que haga algo que ésta no desea, como puede ser traer dinero u objetos, hacer trabajos o someterse a participar en situaciones no deseadas.
  • Acoso sexual: Ya bien sea mediante frases o insultos que son ofensivos desde un punto de vista sexual, o mediante la obligación a participar en situaciones de carácter sexual con coacciones.

En el acoso escolar que se produce entre el alumnado podemos encontrar características similares a otros tipos de actos violentos que se presentan en la vida adulta, como puede ser el acoso laboral o la violencia de género.

En los tres casos, la violencia es empleada por el agresor como una forma destructiva de imponer su autoridad, de demostrar su poder, sobre una víctima a la cual creen indefensa en el contexto en el que se produce esta relación. Puedes ampliar información sobre el acoso escolar o Bullying en relación al acosador y los testigos en el siguiente post enlace

La impunidad, la minimización y la conspiración de silencio que ha rodeado a lo largo del tiempo a estos tres tipos de violencia (escolar, laboral y de género) se convierten en los principales aliados del agresor.

Aunque es un problema que lleva muchos años afectando a las aulas, el acoso escolar está tomando especial repercusión gracias a las nuevas tecnologías y las nuevas formas de acoso que hacen de este problema una prioridad para todos los profesionales del sector.

Cómo prevenir el bullying

  1. Conoce a sus amigos/as y compañeros/as de clase, y la relación que tiene con ellos. Es muy importante conocer su adaptación con el resto de niños y consultarlo con los tutores si fuera necesario. Debemos estar muy alerta ante cualquier cambio de conducta que pudiera presentar.
  2. Muéstrale apoyo y demuestra confianza para que te cuente cualquier cosa que le haya pasado. Trabajando la autoestima, debemos hacer saber aceptarse tal y como es, para que otros comentarios no puedan afectarle ya que los acosadores suelen insultar o agredir si saben que tienen poder sobre su víctima.
  3. Es necesario que todos, tanto familiares, como amigos y docentes trabajen en equipo para intentar paliar estas situaciones en un tiempo determinado y que no vayan a más.

Si detectas algún episodio posible de Bullying o acoso escolar, recuerda que puedes informarte en el teléfono gratuito: 900 018 018.

También puede interesarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú