¿Por qué nos gusta la música que nos gusta?

Si pensamos en los gustos musicales de las personas que conocemos es fácil observar que las preferencias son muy diferentes y así, aunque hay a quién prácticamente cualquier estilo le parece bien, o quién incluso llega a odiar algún género, seguramente nos resulta casi imposible encontrar a alguien a quien no le guste nada ningún tipo de música.

La atracción del ser humano hacia la música no conoce épocas ni culturas y, por eso, ha sido múltiples los estudios realizados desde diferentes disciplinas obteniéndose diversidad de datos que nos llevan a dos conclusiones:

  • la música es la manifestación cultural que hace que afloren nuestras emociones de una manera más intensa,
  • el gusto por la música es algo innato y, aunque el conocimiento musical es algo que se aprende, los gustos musicales, aunque pueden estar marcados por la educación musical, se basan más en la personalidad que en cualquier otro factor.

Si, como sabemos, la personalidad se basa en un equilibrio entre el cambio y la continuidad y así, aunque existen rasgos de personalidad moderadamente continuados en las diferentes etapas vitales también existen significantes cambios de personalidad con respecto a la edad ¿cambian nuestros gustos musicales con la edad? Según un reciente estudio, la respuesta podría ser afirmativa.

Además, si consideramos que generalmente los jóvenes prefieren un estilo de música que sus padres no puedan soportar o encuentren desagradable deben existir ciertos cambios evolutivos en los gustos musicales que se van produciendo a medida que envejecemos.

Existen investigaciones que afirman que los gustos musicales pueden llegar a cambiar radicalmente con la edad, pasando por tres etapas diferenciadas según las circunstancias sociales de cada edad: Etapa intensa, Etapa Contemporánea y Etapa Sofisticada.

Etapa Intensa (adolescencia).

En esta etapa los gustos musicales estarían compuestos por estilos como el punk o el metal, relacionados con la búsqueda de identidad.

Etapa contemporánea (juventud).

Es la etapa adulta temprana. Las preferencias muy intensas descienden, ampliándose los gustos musicales hacia la música “contemporánea”, como sería el pop o el rap. Esto se debe a que, en esta etapa, la socialización en mayoritariamente en bares, discotecas, fiestas,… tendiendo a ser música bailable que ayuda a las relaciones sociales.

Etapa sofisticada (madurez).

El gusto por la música contemporánea tiende a decaer, y en su lugar empieza el gusto por música más “sofisticada”, como el jazz o la música clásica. Según los expertos este gusto más sofisticado se debería a un cambio de hábitos ya que esta etapa suele estar en mayor medida dedicada a las obligaciones laborales y familiares por lo que es posible que se busque ese tipo de música como un método para promover el estatus social y la relajación.

¿Sabías que además de los gustos musicales, el interés y compromiso por la música se ha visto que disminuyen con la edad?

También se ha comprobado que:

  • En los adolescentes el entorno condiciona mucho a la hora de disponer de una preferencia musical determinada, mientras que en los adultos ésta se mantiene más estable en el tiempo.
  • Es en la infancia y en la edad adulta temprana cuando las personas tolerarán un mayor número de músicas distintas.

Otras investigaciones han estudiado la influencia de la formación musical en los gustos musicales ¿son distintos los gustos musicales de personas con y sin formación musical? Algunas de las diferencias encontradas en cuanto a las preferencias de estilos musicales son:

  • En las personas con formación musical el gusto por la música se inclina hacia el género culto y el rock;
  • En las personas sin formación musical, los gustos se inclinan más hacia la música popular, como el pop.
  • En determinado géneros musicales la educación tiene un impacto significativo y así, para el gusto por la música clásica, la educación es determinante y para las preferencias de heavy-metal o rap la educación no tiene relación.

Y, por último ¿existe relación entre gusto musical y genética? En estudios realizados con gemelos se revela que las influencias genéticas también tienen relación con los gustos musicales y así:

  • Los estilos que parecen más relacionados con la genética, es decir, que existen personas que nacen con inclinación hacia un determinado estilo musical son la música pop, la música clásica y el hip-hop.
  • Por su parte, los estilos que más se relacionan con el ambiente serian los tradicionales, por ejemplo el country, el tango o el flamenco.

En resumen: los gustos musicales cambian dependiendo, probablemente entre otras cosas, de la educación musical con la que se cuenta, del periodo de vida en el que se encuentra el individuo y, según que música de los factores ambientales o genéticos.

¿Te ha resultado útil este post?

Califica este post, otros lectores te lo agradecerán

Media de votos 5 / 5. Total de votos: 2

También puede interesarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú