Una ONGD es una Organización No Gubernamental para el Desarrollo. Éstas se diferencian de las ONG en los ámbitos de actuación. Las ONGD llevan a cabo una labor de solidaridad internacional con un objetivo que es proporcionar Desarrollo que respete y garantice los derechos humanos y ponga a las personas como protagonistas de sus propios procesos, por lo que las ONGD, actúan junto con otras organizaciones locales de igual a igual en el camino hacia la reconstrucción y el desarrollo sostenible.

Definiciones de ONG

  • La primera definición de Organización No Gubernamental (ONG) data de los años 50 y 60: “Se trata de una institución sin ánimo de lucro e independiente del gobierno que se ocupa de atender los problemas sociales que competen a los gobiernos, pero que los gobiernos, por las razones que sean, no resuelven.”
  • Definición de ONG formulada por Naciones Unidas: “Toda organización internacional cuya constitución no sea consecuencia de un tratado intergubernamental.”
  • El Banco Mundial también tiene su propia definición: “Organizaciones privadas que persiguen actividades para aliviar el sufrimiento, promover los intereses de los pobres, proteger el medio ambiente o generar el desarrollo de la comunidad.”

Las Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo (ONGD)

Entre los años 1950 y 1960 tiene lugar la creación de la primera generación de Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo (ONGD) dedicadas a la promoción de la cooperación y de la solidaridad.

En esta fase, las ONGD se estructuraron en tres grandes grupos:

  • Las de tipo confesional: religiosas.
  • Las laicas: aconfesionales y apolíticas cuya bandera de luchar eran los derechos y deberes humanos, defendiendo el planteamiento ético de la cooperación.
  • Las de extracción más política: vinculadas a partidos políticos, sindicatos, algunas que surgieron para apoyar los procesos de emancipación de países de África, Asia y América Latina y otros grupos sociales.

En el impulso del grupo de las ONGD confesionales adquiere una gran importancia la publicación de las encíclicas “Pacem In Terris” (1963) de Juan XXIII y “Populorum Progressio” (1967) de Pablo VI.

Estos documentos pontificios junto con la celebración del Concilio Vaticano II dan lugar en la iglesia a la apertura de una nueva concepción de desarrollo. Estos documentos proclamaron que las acciones realizadas en favor de los hombres y más necesitados no debían nacer sólo como resultado de la acción evangelizadora, sino que deben ser el resultado de una reflexión teológica ante la descolonización que se estaba produciendo.

En estos textos, el Magisterio enuncia principios que todavía están presentes en el ideario del mundo de la cooperación internacional y de la mayoría de las ONGD:

  • La fraternidad de los pueblos como una obligación, en primero lugar, hacia los más desfavorecidos, derivada de los deberes de solidaridad, justicia social y caridad universal.
  • La importancia de la justicia social en las relaciones comerciales, la lucha contra el hambre, la asistencia a los débiles y la caridad universal.
  • Los pueblos son los artífices y principales responsables de su propio desarrollo; tarea que no se puede realizar de manera aislada, sino a través de la mutua cooperación.
  • Verdad, justicia, amor, libertad son los fundamentos de la convivencia humana.

Características de las ONGD de Primera Generación

Las ONGD de primera generación presentan algunas características comunes:

  • Han venido realizando acciones de ayuda, de emergencia o humanitaria, normalmente esporádicas, en proyectos a pequeña escala y de limitado impacto, cuya duración es variable.
  • Ofrecen servicios de tipo profesional y asistencial, en el marco de una ayuda que no es tanto de carácter financiero, como material y humano. Muchas han sido creadas expresamente para el envío de ciertos bienes (material sanitario, alimentos, prótesis, gafas, etc.) mientas que otras se especializaron en las prestación de determinados servicios profesionales. Un buen ejemplo de éstas últimas lo conforman la gran familia de las ONG apellidadas “Sin Fronteras”, como Médicos Sin Fronteras.

Las ONGD de Segunda Generación o Desarrollistas

A partir de los años 60, se conforman las ONGD de segunda generación o desarrollistas. Sus objetivos se consolidan en la transferencia de recursos económicos y tecnológicos a las ONG del sur y a los grupos de base, así como en la incorporación de acciones de sensibilización ciudadana sobre las condiciones de vida de los pueblos del sur.

En estos años se produjo un gran auge de los movimientos civiles, de cuestionamiento de ciertas estructuras del Estado y de la sociedad industrial. Pero fueron sobre todo, voces provenientes del Sur, y en concreto de América Latina, las que comenzaron a cuestionar el tipo de cooperación al desarrollo que se venía realizando hasta ese momento.

El Sur exportó al Norte corrientes de pensamiento que dieron lugar a nuevos paradigmas de cooperación no gubernamental. La teoría de la dependencia, la liberación económica y los nuevos enfoques aportados por Paulo Freire sobre alfabetización y educación popular, dieron lugar a que se reconocerá la necesidad de implicar a los propios afectados en la solución de sus problemas, mediante el impulso de proyectos de desarrollo en sus comunidades.

Las ONGD de segunda generación tienen las siguientes características en común:

  • Sus proyectos van dirigidos a colectivos sociales con problemáticas específicas (mujeres, infancia, refugiados, poblaciones marginales…) que habitan en zonas rurales o urbanas muy delimitadas (barrio o aldea).
  • Acompañan los procesos de organización de la población involucrada en los proyectos, capacitan a los agentes sociales y a menudo transfieren parte de la gestión y puesta en marcha del proyecto a una ONGD local o al grupo beneficiario.
  • Se le concede a la población beneficiaria un marcado protagonismo en el proceso de desarrollo, ya que la búsqueda de autosuficiencia genera proyectos cuya puesta en práctica requiere la existencia previa de una estructura de articulación y participación de los beneficiarios.
  • Estas ONGD ya no son entidades que sustituyen al Estado allí dónde éste no actúa. Adoptan una posición intermedia, en algunos casos de apoyo pero en otra incluso de confrontación.
  • La educación para el desarrollo que estas ONGD realizan en los países de origen toma en consideración tanto las consecuencias del subdesarrollo en los países del Sur como el análisis de sus causas.

organización no gubernamental para el desarrollo

Las ONGD de Desarrollo Sostenible

Las ONGD de tercera generación pueden ser denominadas de desarrollo sostenible o cambio estructural.

Partiendo de las ONGD de segunda generación, es decir, de la idea de que los proyectos generen autosuficiencia, éstas organizaciones avanzan tanto en la profundización de éstas ideas, promoviendo el desarrollo de relaciones equilibradas entre los distintos actores, como hacia el exterior, insertándose en el marco de una cooperación para el desarrollo bajo unas nuevas relaciones internacionales.

Es decir, las ONGD de tercera generación:

  • No sólo buscan la generación de autosuficiencia sino además e desarrollo autosostenido, autónomo y sistemático de las sociedades del Sur, bajo una perspectiva a largo plazo.
  • Tienen un papel que consiste en ayudar a la población de destino de los proyectos a convertir en teoría sus prácticas particulares, para que puedan generar métodos y técnicas apropiadas para transformar su realidad, implementando políticas de corto plazo articuladas por una visión estratégica de cambio estructural. De esta forma, el proyecto ya no es un fin en sí mismo y los destinatarios se convierten en los protagonistas y rectores del mismo.
  • Orientan su actuación hacia la consolidación de la participación de la sociedad civil. A través de la capacitación de sus líderes locales, estas ONGD ayuda al fortalecimiento de sus propias organizaciones.
  • Se ubican con respecto al gobierno dependiendo de la situación y relación política que presente el país. Entender el desarrollo como un proceso de cambio estructural supone un desafío para las ONGD, ya que deben considerar a las sociedades en las que ejecutan sus proyectos como espacios donde es posible que se den relaciones de confrontación, competencia, participación o colaboración con los gobiernos. Por esto motivo, no sólo se preocupan de realizar experiencias microdemostrativas de lo que puede ser un desarrollo alternativo, sino que tratan de crear en la mayoría del pueblo la capacidad de ser un sujeto activo de la transformación social
  • Realizan una educación para el desarrollo en los países de origen que siempre trata de mostrar las causas del subdesarrollo.

Clasificación de las ONGD según Ortega Carpio (1994)

Clasificación de las ONGD según Ortega Carpio

De esta forma, la cooperación al desarrollo desde la perspectiva de las ONGD se fundamenta en el sentido más básico de la cooperación, ya que el trabajo no se realiza “para” sino “con” los propios implicados. Nos gustaría conocer tu opinión sobre esta forma de desarrollar programas de participación.

¿Te ha resultado útil este post?

Califica este post, otros lectores te lo agradecerán

Media de votos / 5. Total de votos:

También puede interesarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú