Los beneficios de la terapia con perros

Las Terapias Asistidas con Animales (TAA) son intervenciones cada vez más empleadas y más recomendadas para mejorar las funciones físicas, cognitivas, emocionales y también las relaciones de las personas que necesitan un tratamiento a través de la participación de un animal en el proceso.

Dentro de las TAA, los perros son los animales más utilizados, ya que tienen una manera muy particular de aceptar a las personas sin juzgarlas. Este tipo de terapias se emplean para mejorar la salud y el bienestar de los pacientes y los animales pueden ser un instrumento extremadamente valioso dentro de la comunicación entre el terapeuta y el paciente.

Objetivos de las terapias con perros

La terapia con perros tiene varios objetivos, no solo en el aprendizaje o la rehabilitación, sino que también es útil a nivel psicológico, cognitivo o psicomotriz. Estos son algunos de sus objetivos más generales.

  • Disminuir la ansiedad y la depresión del paciente
  • Aumentar la autoestima y la autonomía
  • Reforzar el sentido de la responsabilidad
  • Estimular las habilidades de comunicación y relación personal
  • Progresar en las relaciones y habilidades sociales: interés por los demás, empatía…
  • Empujar a la realización de actividades motrices concretas

Los beneficios de la terapia con perros

En el ámbito psicológico ayuda a mejorar el estado de ánimo, puesto que las razas de perros más empleadas en terapias suelen ser alegres y carismáticas. También sirve para disminuir la depresión, la monotonía y la soledad, dado que los perros dan mucha compañía a los pacientes y les permiten combatir estos problemas. Los perros nos aceptan como somos y ello hace que se genere un fuerte vínculo con el paciente.  Finalmente, sirve para desarrollar las habilidades de ocio y favorece en gran medida la estimulación mental.

Respecto a los beneficios educativos, la terapia con perros fomenta el desarrollo del aprendizaje a través del juego, consiguiendo reducir las conductas no deseadas. Mejora también las habilidades sociales, como hemos comentado anteriormente, es decir, la empatía, el respeto, la comunicación… y también refuerzan el valor de la colaboración, el compromiso y el trabajo en equipo.

Finalmente, respecto al área sensorial, la TAA con perros beneficia el desarrollo del sistema vestibular, ayudando al cerebro a mejorar la organización de la información y contribuyendo al equilibrio. De esta manera, también trabaja los sentidos y los estímulos auditivos, visuales y táctiles y fomenta la propiocepción, que no es otra cosa que el sentido que informa al organismo de la posición de los músculos y de sus movimientos.

¿Cuáles son las enfermedades que más utilizan esta terapia?

  • Autismo: Aunque es cierto que la terapia más empleada en personas que padecen cualquier tipo de trastorno del espectro autista es la equinoterapia, también se utilizan los perros con el objetivo de conseguir desarrollar la memoria y mejorar la autoestima.
  • Depresión: La conexión entre los perros y las personas va más allá del cariño o el afecto, ya que los vemos como confidentes que nos escuchan sin juzgarnos. De ahí que la mayoría de los pacientes hagan uso de estos animales para expresar y canalizar sus sentimientos con el fin de mejorar los niveles de estrés.
  • Ansiedad: Uno de los grandes causantes de este trastorno es el ajetreado ritmo de vida actual, junto al miedo y a las frustraciones. Es por ello que se emplea a los perros para conseguir una mayor relajación en el ánimo del paciente y para ayudarlo a enfrentarse y a relativizar sus dificultades.
  • Hiperactividad: Habitualmente, este tipo de trastorno acostumbra a manifestarse en niños y niñas con una falta de atención severa que, con la asistencia de estos animales y a través de la consiguiente dedicación que requieren, obtienen una mejora.
  • Síndrome de Down: Cada vez son más las personas que padecen este trastorno genético, con el que pueden desarrollarse problemas de inseguridad y concentración. La TAA con perros impulsa y refuerza la confianza en sí mismos y también contribuye a mejorar la coordinación y la capacidad de concentración.

Las cinco razas ideales para realizar las TAA

Todos conocemos el dicho “el perro es el mejor amigo del hombre”, sin embargo, para poder realizar estas terapias de la mejor forma posible hay varias razas que se consideran ideales debido, principalmente, al hecho de que la función de adiestramiento para cumplir con las funciones del “perro terapeuta” resultan mucho más sencillas de conseguir.

Los perros terapeutas necesitan tener un carácter muy tranquilo, ya que los activos suelen ser más dinámicos y difíciles de controlar en este sentido. Además, es primordial que sean mascotas obedientes, sobre todo cuando no llevan correa. De este modo, pasamos a enumerar las raza de perros que mejor se adaptan a la Terapia Asistida con Animales, tanto para niños como adultos.

  • Golden Retriever: Destacan por tener una especial sensibilidad. Son capaces de captar los sentimientos de las personas de manera eficaz y rápida. A pesar de que mayoritariamente se suelen emplear en terapias para personas mayores y en centros hospitalarios, también se pueden utilizar con los más pequeños.
  • Galgos: Son una de las razas más tranquilas y dóciles, a pesar de que muchas personas antepongan un absurdo rechazo por su aspecto físico. Son perros muy silenciosos y alegres y su recompensa más agradecida son las muestras de cariño.
  • Labrador: Destacan por ser amigables, sociables, estables, inteligentes y leales. Es una raza fácil de entrenar, lo que facilita el ejercicio de adiestramiento. Es una de las razas más usadas en terapias, además de para cumplir con la función de perro guía.
  • Pastor alemán: Esta raza no solo es común en las terapias, también en las labores de búsqueda como perros policía debido a su inteligencia, obediencia y propensión para ser adiestrados, pues aprenden muy rápido y tienen un carácter excepcional.
  • Poddle: Su tamaño pequeño los convierte en unos perros ideales para facilitar las terapias con niños. Tienen un carácter muy obediente y son una raza muy amigable.

En resumen, podemos afirmar que, aunque la terapia con animales en sí tiene muchos beneficios, los perros son normalmente la opción más elegida para llevar a cabo este tipo de tratamientos. Una tendencia que tiene sus razones más plausibles en la excepcional facilidad de la inmensa mayoría de las razas de perros para ser adiestrados y en su alto grado de fidelidad hacia las personas, lo que canaliza y beneficia en alto grado el trabajo del terapeuta a la hora de combatir los trastornos y mejorar el estado de salud de los pacientes.

FORMACIÓN RELACIONADA: Curso de Terapia Asistida con Animales

2 Comentarios. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú