inserción laboral en personas discapacitadas

La inserción laboral en personas con discapacidad

La inserción laboral en personas con discapacidad ha experimentado ciertos cambios de peso con el paso de los años. Según datos del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), durante el 2016 aumentó el número de contratos entre las personas de este colectivo, logrando un incremento del 10,32% con respecto a los años anteriores.

A pesar de los datos oficiales, las personas  discapacitadas se siguen encontrando en una posición relativamente débil a la hora de competir por un puesto de trabajo. En entradas anteriores, hemos profundizado en los procesos de inserción laboral para las personas discapacitadas y sus modelos, pero existen algunos factores clave que permiten a este colectivo obtener mejores resultados a la hora de buscar un empleo.

La inserción laboral en personas con discapacidad

¿Qué factores favorecen la inserción laboral en personas con discapacidad?

  • Colaboración familiar

La colaboración de la familia es fundamental en los procesos de inserción, y se deben potenciar los canales que permitan a los profesionales ofrecer su ayuda y apoyo, ajustando las expectativas reales sobre las posibilidades de integración laboral y social en las personas con discapacidad.

El rol principal de la familia debe ser el de favorecer la autonomía e independencia del trabajador. Cada empleo conlleva una serie de exigencias (desplazamientos, vestimenta, relaciones con los compañeros, etc.) que deben ser trabajadas junto con los familiares. Sin embargo, las interferencias en los procesos de inserción deben evitarse a toda costa, como en el caso de las relaciones directas entre los miembros de la familia y el centro de trabajo.

  • Formación del trabajador

Durante mucho tiempo, las dificultades para la inserción laboral de las personas discapacitadas se han achacado erróneamente a la carencia de una formación profesional. Los contenidos que se muestran más valorados en los procesos de inserción están relacionados con las habilidades sociales (comunicación y colaboración en el entorno laboral), habilidades para organizar y planificar las tareas con autonomía y la resolución de problemas en el trabajo.

  • El agente de inserción laboral

Un factor clave para lograr el éxito en los procesos de inserción se relaciona con el acompañamiento en la empresa. Esta tarea la lleva a cabo un agente de inserción laboral, y su duración e intensidad puede variar conforme a las necesidades concretas de cada trabajador.

A pesar de la idea preconcebida de que el seguimiento es prescindible en algunas tipologías de discapacidad, se ha podido comprobar que el acompañamiento no está condicionado por el tipo de discapacidad, sino más bien por las características del trabajador, su entorno y el propio puesto de trabajo.

  • Recursos personales del trabajador

Por recursos personales del trabajador entendemos distintos comportamientos que actúan de un modo favorable ante los procesos de inserción laboral: habilidades sociales (iniciativa, habilidades comunicativas e interpersonales, autoestima, autocontrol, etc.), cuidado de la imagen personal (modo de vestir, higiene, etc.) y una actitud de interés y colaboración de cara al trabajo.

¿Crees que estos factores pueden ayudar a vencer las barreras físicas y psicológicas (estereotipos) que todavía están presentes en la sociedad? Si conoces otros aspectos que puedan favorecer la inserción laboral en personas discapacitadas, ¡compártelos con nosotros!

¿Te ha resultado útil este post?

Califica este post, otros lectores te lo agradecerán

Media de votos / 5. Total de votos:

También puede interesarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú