10 Habilidades para la gestión de grupos

La gestión de grupos es una habilidad que se puede desarrollar y que es básica para aquellos profesionales que tengan que trabajar con grupos como los educadores, docentes, monitores…

Un grupo sería un conjunto de personas que se reúnen con un fin común y que pueden estar caracterizados por un conjunto de características comunes. En el caso de la educación de calle este grupo además estará dirigido por un educador que deberá de presentar buenas habilidades sociales para el manejo del grupo.

En muchas ocasiones será el propio educador quien tenga el encargo de formar los grupos para determinadas actividades. El grupo natural o de base ya estará formado y será necesario dividirlo para situaciones concretas.

Algunos consejos para la formación de grupos:

  • Aspectos previos: elaborar grupos de entre cuatro o cinco personas, tener en cuenta las posibles incompatibilidades entre ellos y ellos, mezclar chicos con chicas, procurar que cada uno de los grupos por si sólo sea representativo del grupo primario o base, valorar (en la medida de lo posible) las preferencias personas y afinidades.
  • Cuando se elijan a los diferentes integrantes hacer una mezcla entre aquellas personas que se les ve “más capaces” de realizar la actividad con soltura con aquellas que parecen “menos capaces”. Un ejemplo de esto puede ser las habilidades sociales, lo idóneo sería mezclar chicos que presenten un buen nivel y manejo de sus habilidades sociales con quienes no tienen tan trabajadas estas. El fin de esto es que se ayuden entre ellos y ellas, para que así aporten cada persona sus habilidades haciéndoles crecer a todos y todas, consiguiendo finalmente grupos cooperativos.
  • Si se observa que alguien del grupo no funciona bien se pueden realizar pequeños cambios.

10 cosas que se deben saber para la gestión de grupos

  1. Se debe crear una actitud favorable en el grupo. Evitar las etiquetar e intentar motivar a todas las personas por igual.
  2. Intentar conseguir objetivos. Los resultados son colectivos, y lo que consigue uno afecta a los demás.
  3. A veces, hay que tomar decisiones difíciles, que al igual que los objetivos afectarán a todas las personas integrantes.
  4. Hay que orientarse a la acción. Hay que crear el plan necesario para que el grupo cumpla los objetivos propuestos.
  5. Lidiar con la variedad de opiniones. Llegar al consenso será difícil, la complejidad y los procesos de cambio serán lo normal dentro del grupo.
  6. Autorregulación y autocontrol. En ocasiones, en la gestión de grupos, cuando el grupo no funciona es probable que se tenga una sensación de desánimo. Es entonces cuando hay que desarrollar la capacidad de autocontrol, para que la gestión del grupo sea lo más eficiente posible.
  7. Orientación al desarrollo. Las personas del grupo tienen que tener la oportunidad de desarrollo y autonomía. Y hay que fomentar que cada grupo sea responsable de sus situaciones y creativo en la resolución de problemas e igualmente incentivar y recompensar cuándo esto sea así.
  8. Hay que cambiar la mirada. La persona que realiza la gestión de grupos de chic@s tiene que tener una mirada positiva, hay que mirar siempre desde la capacidad y no desde la incapacidad. Es muy importante que el educador no enfatice en ningún momento aquellas cosas que los chic@s no están preparados para hacer, sino que por el contrario, se trabajen aquellas cosas positivas que hacen bien.
  9. Aprender a trabajar con las dinámicas de grupo. Y cuando se habla de dinámicas de grupo no se habla de actividades sino más bien de fases, roles, funciones y disfunciones, que se forman en un grupo. Hay que saber tener en cuenta que cada persona toma unos roles y que estos pueden pasar por diferentes momentos y fases.
  10. Paciencia. Ir deprisa no sirve de nada. La estrategia es la mejor opción para ver como se avanza positivamente y paso a paso. Lo ideal es tener objetivos a corto plazo y concentrarse en ellos sin olvidar la meta final.

La gestión de un grupo es algo que puede ser muy complicado de llevar. Será necesario que el educador facilite una buena comunicación, promueva el diálogo y la escucha activa. Pero se pueden dar numerosas situaciones difíciles de resolver.

Nos gustaría conocer tu opinión al respecto, ¡No olvides comentar!

¿Te ha resultado útil este post?

Califica este post, otros lectores te lo agradecerán

Media de votos / 5. Total de votos:

También puede interesarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú