Fake news: cómo se construyen, cómo se previenen

El nuevo invitado al podcast Your Undivided Attention “The Bully’s Pulpit”, Fadi Quran, es activista y director de campaña de Avaaz. Esta plataforma online cuenta con más de 68 millones de miembros y ha impulsado cerca de 600 millones de acciones cuyo fin es movilizar a su comunidad y a los ciudadanos hacia el objetivo común de reducir la brecha entre el mundo en el que vivimos y el que realmente queremos. 

Desde 2007 han unido fuerzas contra la desinformación y las consecuencias de ésta en asuntos como el cambio climático o los derechos humanos. Su actividad a nivel global usa las nuevas tecnologías y se gestiona con un equipo único encargado de trabajar sobre cualquier asunto de interés público. 

Estas herramientas siempre son utilizadas de manera ética y como puente hacia una acción globalizada e integral que garantice tanto escuchar como dar voz a los miembros de la comunidad. En cuanto a los métodos utilizados en la organización laboral, apuestan por un modelo integral, multidisciplinar y no segmentado por países o temáticas, que les permiten desarrollar campañas de manera eficiente y flexible a escala internacional.

Fadi Quran explica en el podcast a Tristan Harris y Aza Raskin que esta organización se trata de un movimiento de gente de todo el mundo unida por la creencia de que tenemos más cosas en común de las que nos separan. Contar con esta plataforma como punto de encuentro y unión en la lucha por diversas problemáticas sociales, desde el coronavirus hasta el movimiento Black Lives Matter, es una buena herramienta para revertir el odio en masa en redes sociales y buscar soluciones integrales a estos problemas. 

Trabajan de forma limpia, positiva y activa en el mundo virtual, en el que Fari garantiza que han visto señales de progreso en los últimos años por parte de algunos empleados de plataformas como Facebook. Estos han dimitido por estar en contra de la decisión empresarial de no reforzar el contenido moderador como política que siempre sea ejecutada sobre publicaciones que inciten a la violencia. “Todos merecemos herramientas que nos unan pero también que nos mantengan seguros y saquen lo mejor de nosotros como humanos”, asegura el activista. 

Fadi dirige y coordina campañas centradas en los Derechos Humanos y en el impulso de la democracia. Se dieron cuenta de que el ambiente de la desinformación, especialmente en las redes sociales, ha creado un ecosistema que ha dificultado alcanzar los objetivos que pueden hacer que el mundo se convierta en un lugar mejor y más puro. Por esta razón, los miembros de Avaaz pidieron a los expertos de la asociación que trabajaran en analizar y revertir esta situación. 

Estudiaron la repercusión de las fake news en las elecciones de algunos países, como Brasil, o la incitación a la violencia en redes sociales contra países en vías de desarrollo con situaciones muy conflictivas, como el genocidio de Birmania., y esclarecieron que las amenazas del sistema provienen de dos vertientes principales.

La primera se refiere a la radicalización de los individuos al entrar en bucles obsesivos que las redes alimentan y de los que no les dejan salir. La segunda se trata de la dificultad que tenemos los humanos para conectar entre nosotros y encontrar soluciones a retos tan trascendentes, complejos y a una escala tan grande. Por tanto, de la unión de ambas nace la necesidad de intervención, cohesión y cooperación hacia la resolución de estas problemáticas por parte de Avaaz. 

De las investigaciones en las elecciones de Brasil obtuvieron resultados sorprendentes sobre la facilidad que tuvo el líder político y ganador de los comicios de 2018, Jair Bolsonaro, para influenciar el voto a través de fake news en redes sociales. Su equipo consiguió que los algoritmos de diversas plataformas de interacción online se sumasen a su grupo de aliados, favoreciendo sus tácticas de censura y ruido, amplificadas por el propio mecanismo de estos sistemas. 

Cuando estas situaciones tienen lugar y repercuten en un amplio sector de la población, puede llegar a tener consecuencias fatales. Acaban derivando en sentimientos ajenos y desconfiados hacia la política, la gente deja de creer en las instituciones y empieza a desconfiar de sus líderes.

Cuando se crea este efecto, la siguiente pieza del dominó que cae son los medios de comunicación. Los problemas de corrupción suelen informarse a través de medios tradicionales, causando también una pérdida de confianza en ellos y provocando que sus públicos busquen otras fuentes de información que normalmente encuentran en las redes sociales. 

Este cambio de paradigma informativo se convierte en una práctica peligrosa cuando los consumidores de medios de comunicación asumen de manera errónea que los políticos y los periodistas son completamente corruptos y que la información veraz se encuentra en aquellas publicaciones que comparten sus conocidos o los líderes de opinión en plataformas como Facebook o YouTube. Y como ya hemos comentado en otros artículos sobre estos podcast, el sistema de recomendaciones de los algoritmos alimenta y beneficia ciertos contenidos, además de sumergir a los usuarios en bucles cerrados en los que radicalizan sus pensamientos y secuestran su atención.

A esta problemática se pueden añadir otras variables agravantes, como que estos hechos se produzcan en países en los que el gobierno manipula y censura las redes sociales o en los que exista una gran brecha social en cuanto al acceso a la tecnología en áreas urbanas y rurales. Es por ello que Avaaz utiliza estas plataformas desde una perspectiva hacia el cambio de manera positiva e intentando transformar tanto los hábitos del usuario como los modelos empresariales de estas grandes compañías. 

Asumimos que la desinformación y la toxicidad en internet son tendencias que solo afectan a usuarios jóvenes o a sociedades más vulnerables. Pero, ¿por qué, en general, nos consideramos ajenos a la persuasión política a través de las redes sociales? ¿Crees que tú también has recurrido a estas plataformas cuando has desconfiado de los medios tradicionales? ¿Conoces o utilizas plataformas como Avaaz para informarte y combatir la desinformación y las fake news en las redes? 

CAPÍTULO ANTERIOR: Nuestra atención, un producto de compraventa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú