E-learning: el proceso de aprendizaje en tiempos de coronavirus

Desde que la pandemia mundial provocada por la COVID-19, también conocida como coronavirus, comenzase en diciembre de 2019 en la ciudad china de Wuhan, la sociedad se ha tenido que ir adaptando a las circunstancias que los gobiernos han ido imponiendo con el fin de frenar el avance de la curva epidemiológica del virus.

La situación en la que nos encontramos cada vez afecta a más sectores y ha traído consigo una crisis que ha provocado grandes transformaciones, especialmente en la enseñanza, donde miles de colegios y universidades se han visto en la obligación de cerrar sus aulas, provocando que más de 177 millones de estudiantes se vieran afectados.

En consecuencia, la necesidad de un nuevo sistema de formación que cubra los aspectos que la educación tradicional albergaba ha enfatizado sobremanera la implementación y el uso cotidiano del e-learning: una metodología que, aunque en algunos ámbitos académicos ya se utilizaba, ha aumentado de forma considerable a lo largo de 2020.

Un ejemplo de ello es Ana, alumna de Divulgación Dinámica, que aprovechó el estado de alarma para complementar su carrera de Psicología en la UAB con el Curso de Monitor de Talleres de Memoria y Estimulación Cognitiva: “Por falta de tiempo nunca podía hacer cursos para seguir formándome, ya que la Universidad me ocupaba gran parte del día, pero con el confinamiento vi la oportunidad perfecta”, nos cuenta. “Lo bueno es que puedo estudiar cuando quiera, a veces incluso leo los temas mientras estoy en el sofá por las noches”, finaliza entre risas.

¿Qué es el e-learning?

Aunque el término e-learning es un anglicismo incorporado a nuestra lengua, si lo traducimos al español, lo entenderíamos como educación en línea. No obstante, hay una multitud de palabras para referirnos a este método educativo: educación online, formación online, teleaprendizaje… En definitiva, todos estos conceptos se definen como un proceso de enseñanza que se lleva a cabo a través de Internet y se apoya en herramientas tecnológicas.

En los últimos años el e-learning se ha vuelto muy popular, pero este sistema educativo a partir de la pandemia ha cobrado una importancia todavía mayor. Muchos investigadores lo sitúan dentro de la transformación digital que estamos experimentando, la cual ha pasado de ser imparable a totalmente necesaria y ha afectado también a la forma de consumir contenidos educativos.

María es una joven estudiante que se vio afectada por la interrupción de las clases en su instituto y, según su perspectiva, considera que “la educación se ha adaptado bien al sistema de formación online, han sido rápidos a la hora de actuar y adoptar el método de enseñanza digital ante la necesidad que requería esta situación”, afirma. “No sabemos cuánto tiempo se va a extender esto y para no paralizar todo, el e-learning me parece muy efectivo y, sobre todo, está dando buenos resultados”.

Por lo tanto, podemos afirmar claramente que la formación online ha significado un cambio drástico en nuestros hábitos de estudio más habituales hasta ahora y pone sobre la mesa un nuevo escenario a través del cual la enseñanza se realiza de manera remota por medio de las plataformas digitales, lo que conlleva una serie de amplios beneficios y de ventajas muy significativos.

Ventajas de la formación online

  • Ahorro de tiempo: Muchas de las personas que optan por la educación online tienen interés en hacer una carrera universitaria o una especialización, pero la falta de tiempo las aleja de estas instituciones. La formación online respeta los tiempos de los alumnos, pues ellos son quienes deciden en qué momento del día o de la semana pueden “Gracias a la formación online he podido compaginar el curso con el horario laboral, dedicándole un ratito durante el fin de semana”, nos explica nuestro alumno Jesús, graduado en Magisterio y alumno del Curso de Prevención y Atención del Acoso Escolar. “Si no hubiese sido un curso online me hubiese resultado imposible, la verdad”, concluye.
  • Facilidad de acceso: Con el e-learning, los estudiantes pueden optar a cursos de formación fácilmente y adaptándose a su agenda. De este modo, pueden acceder a los contenidos las 24 horas del día desde cualquier dispositivo. Por ejemplo, si el material didáctico se divulga a través de un podcast, es posible escucharlo en el trayecto hacia el trabajo; o si se encuentra en un archivo PDF, podrá leerlo mientras viaja en transporte público.
  • Tutorización personalizada: La relación entre alumno y docente a menudo se encuentra limitada por el número de estudiantes restantes a los que el profesor tiene que atender. Con la educación online cada alumno dispone de un tutor que le da apoyo, le asesora y resuelve sus dudas de manera personalizada. De este modo, el docente puede hacer un seguimiento más completo y riguroso del estudiante.
  • Contenidos actualizados: Dado que la gran parte del contenido que encontramos en las plataformas educativas son materiales didácticos en formato digital (textos, apuntes, vídeos…), es posible agregar, modificar o actualizar los archivos de una forma más simple y con una mayor brevedad para que los alumnos tengan a su disposición el material actualizado.
  • Internacionalización geográfica: Uno de los grandes beneficios de la formación online y por el que cada vez más personas apuestan por ella es que no hay barreras geográficas, esto es, el alumno puede ver la oferta educativa de distintas zonas del mundo independientemente del lugar en el que resida. Muchos estudiantes lo han aprovechado para sus estudios. “Yo, por ejemplo, estoy estudiando italiano por las tardes a través de Skype y uno de mis profesores nos da las clases desde Turín”, relata Marcos, un chico sevillano a quien le apasionan los idiomas y que está pudiendo aprender una nueva lengua gracias a la internacionalización propia de Internet.

Con carácter general y a modo de conclusión, podemos afirmar que el e-learning es una solución efectiva a uno de los grandes problemas que ha derivado de esta crisis sanitaria internacional. Así, se ha convertido en una herramienta fundamental y que facilita el proceso de aprendizaje a un gran número de personas que de otra manera no podrían continuar mejorando sus perfiles académicos y profesionales. Y es que aunque todo se pare, la formación online sigue adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú