¿Consumimos cultura de usar y tirar?

Desde la revolución tecnológica de finales de los 90 en muchos sectores empezaron a cambiar los sistemas de producción, distribución y comercialización de los productos, cambiando así, la forma de consumo.

El cambio la relación entre consumidor y producto actualmente pasa en muchos casos, por la pantalla de un ordenador, tablet o teléfono móvil. Este cambio por un lado, ha facilitado el acercamiento de la cultura a muchos sectores, e incluso ha ampliado el acceso a múltiples forma de cultura y de estilos, que de otra forma, no podríamos haber disfrutado.

Sin embargo, por otro lado, no sólo ha variado la forma de consumo sino también el objetivo de dicho consumo; ¿Consumimos cultura de usar y tirar? Muchos dirían que la siguiente frase resume la necesidad de estar al día que guía nuestra conducta consumista actual: “El consumo, nos consume”.

Por lo tanto, no solo se modifica la forma, sino también la cantidad, es decir, las nuevas tecnologías nos abren el camino a más información, pero a una información presentada de forma visual y rápida, esto unido a “las prisas” de vida actual, nos deja poco tiempo para el análisis, es decir, pararse, dudar de lo que nos dicen y elegir nuestra propia opinión de forma crítica, es el paso que los expertos echan en falta en los jóvenes de hoy.

Actualmente la cantidad y la calidad de información que consumimos pueden definirnos como persona, y además parece que se necesita consumir y aparecer como producto. Se crea una relación en cierta forma dependiente, que nos da una falsa identidad y que puede acercarnos a un autoconcepto irreal y manejable según lo que diga u opinen otros.

Muchos expertos afirman que no es cuestión de qué es cultura y de qué no, sino del análisis que se haga de lo que hemos consumido y que dicho análisis sea crítico y conlleve un cambio interno.

En este vídeo hemos querido explorar junto con profesionales de la cultura las interconexiones sociales, culturales y tecnológicas que tan fuertes son en la sociedad actual. Esto deja en el aire varias preguntas; ¿consumimos cultura de usar y tirar?, ¿Consumimos lo que nos gusta o lo que la masa dice?, ¿Tenemos criterio?…

Nos gustaría conocer tu opinión a todas estas cuestiones, y si tienes alguna más que añadir, no dudes en dejarnos tu comentario.

También puede interesarte…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú