Conceptos clave que todo formador debe dominar

Conceptos clave que todo formador debe dominar

Entre los conceptos clave que todo formador debe dominar, encontramos términos como didáctica, formación, aprendizaje y currículum. Este post se propone facilitar la información necesaria y oportuna para emprender la labor específica y especializada de cualquier profesional vinculado con tareas formativas.

Esta información puede ser diversa, ya que es previsible que las necesidades formativas de los futuros formadores, valga la redundancia, varíen en función de los conocimientos y de las experiencias previas que se tengan en estas lides. Por ello, en lo que sigue, vamos a tratar de ofrecer informaciones que puedan ser útiles tanto para quienes tienen experiencia como para quienes se inician en este campo.

Llega el momento de acercarse al núcleo del futuro desempeño profesional: la formación, la acción de formar a los demás, en definitiva, la enseñanza.

Didáctica:

Didáctica tiene que ver con enseñanza. Una característica nada despreciable de este ámbito teórico es la polisemia, la cual se hace palpable cuando constatamos que no hay unanimidad entre los especialistas para consensuar una definición de qué es la Didáctica. Ello no impide que sí se asuma que se trata de una disciplina académica, como puede ser la Historia, la Sociología, la Economía o la Psicología.

Su objeto de estudio e investigación son los procesos de enseñanza-aprendizaje que se dan en cualquier contexto formativo, estando más sesgada, aunque no con exclusividad, a contextos formales, a la enseñanza reglada.

La Didáctica es la disciplina que estudia los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Antes decíamos que la Didáctica tiene que ver con la enseñanza, pero en su definición más extendida y utilizada se ha sustituido este término por el de procesos de enseñanza-aprendizaje, ¿por qué?.

Enseñanza:

Hablar de enseñanza se ha considerado que dejaba de lado al alumnado en favor del profesorado, ya que el término resaltaba la actuación del docente, cuya misión es enseñar, en detrimento de lo que se espera del alumno o alumna, que es su aprendizaje, su formación. Ante esta situación se ha estimado más conveniente hablar de enseñanza y de aprendizaje.

Aprendizaje:

Al decir proceso, se alude a que la enseñanza y el aprendizaje no son hechos que se dan o no se dan, sino que son de naturaleza procesual, que no tienen un inicio y un final concreto, más bien son situaciones permanentes y, sobre todo, interactivas.

Con el tiempo -léase que el tiempo son investigaciones, reflexiones teóricas, debates, confrontaciones, conflictos, elaboraciones, consensos, etc.-, se ha visto claro que el aprendizaje no es la consecuencia lógica y directa de la enseñanza. Se puede aprender sin que nadie ni nada te enseñe intencionalmente, y se puede intentar enseñar sin que se provoque aprendizaje alguno. Por ello, aunque en muchos casos, enseñanza y aprendizaje van juntos, no siempre es así.

Decíamos que no es consecuencia lineal y directa, y esto es un matiz a aclarar y tener presente. Caso que se produzca aprendizaje vinculado a un proceso de enseñanza…

  • ¿hemos de entender que ese aprendizaje ocurre al instante de concluir una explicación?
  • ¿se da 15 minutos después para que el cerebro procese la información recibida?
  • ¿aparece dos días más tarde cuando el alumno relee en casa la información recibida?
  • ¿o será cinco minutos antes de un examen para el que se ha estudiado mucho?, ¿cuándo ocurrirá?

Otro elemento nada desdeñable a considerar es el siguiente:

si enseña un profesor/a a un grupo de 15 personas … ¿aprenderán todos lo mismo y de forma simultánea (dando por supuestas las condiciones básicas propicias para aprender)?

Si asumimos que el aprendizaje es la consecuencia de una relación lineal causa-efecto de la enseñanza, entonces, si la enseñanza ha estado a cargo de una profesora que ha dado una lección magistral, los resultados de aprendizaje deberían ser los mismos en todos los asistentes a la sesión. Podemos exceptuar de entrada del cómputo a aquél que leía el periódico concentrado, mientras la profesora explicaba cuál es la situación actual de riesgo para la salud del consumo del aceite de orujo de oliva.

Dado que la investigación ha demostrado que los ritmos de aprendizaje son diversos, que cada persona tiene unas capacidades y unos estilos de aprendizaje diferentes, la Didáctica, como ámbito teórico, se ha hecho eco de esta situación, y por ello recoge ambos términos (enseñanza y aprendizaje) en su definición, pero situando un guión entre ellos, al objeto de dejar claro que no se refiere a una relación de causa-efecto, aunque son dos procesos, complejos ambos, muy relacionados entre sí.

Llegados a este punto nos podríamos plantear:

  • ¿para qué continuar si puede haber aprendizaje sin enseñanza y enseñanza sin aprendizaje?
  • ¿se puede facilitar el aprendizaje de los demás mediante la enseñanza intencional?

La respuesta a estas cuestiones sería que sí se puede promover el aprendizaje mediante la enseñanza.

Un elemento clave en cualquier proceso de enseñanza-aprendizaje es el interés, la motivación por saber, por conocer, por aprender a hacer algo, por adquirir destrezas, etc. Este importante elemento mediador está presente en los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Así pues, este texto se ha elaborado con la intención, con el interés de facilitar los aprendizajes. Y usted, lector o lectora, está aquí porque tiene alguna/as motivaciones para adquirir las competencias profesionales específicas del formador de formadores. Partimos por tanto del primer requisito: querer aprender, sea por el placer implícito de saber, sea por la necesidad del Título para conseguir o mantener un empleo. Dicho con otras palabras, por la motivación intrínseca: interés propio por aprender, o por la motivación extrínseca: interés por las previsibles consecuencias de esos aprendizajes.

Continuamos avanzando. Ya hemos incorporado diversos conceptos: Didáctica, enseñanza, formación, aprendizaje, procesos de enseñanza-aprendizaje, motivación. Decíamos antes que, aunque no estemos muy familiarizados aún con la terminología y la conceptualización de la Didáctica, sí hay muchos conocimientos que tenemos al respecto, aunque provengan del ámbito cotidiano, y se puedan reducir a la expresión:

“lo didáctico es aquello que enseña, que ayuda a aprender”.

Currículum:

Sin embargo, para comenzar a complicar un poco el panorama hemos de reseñar que en los últimos diez años, principalmente, a la Didáctica le ha surgido un competidor importado del ámbito anglosajón, que se conoce con el nombre de Currículum. Por ello, junto a la expresión Curriculum Vitae, de todos los aspirantes a un puesto de trabajo ampliamente conocida, ha hecho aparición el término currículum “a secas”. Si el lector o lectora está familiarizado en alguna medida, por mínima que sea, con la actual legislación educativa para las etapas de la educación obligatoria del sistema educativo español, habrá podido leer o escuchar en los últimos tiempos expresiones como:

  • Proyecto curricular de centro
  • Adaptaciones curriculares
  • Diversificación curricular
  • Contenidos curriculares
  • Materiales curriculares

Hablar de Currículum hoy día obliga a trazar el recorrido histórico del mundo de la enseñanza en nuestro país, al menos en las dos últimas décadas. A partir de los años 80, los abundantes escritos interesados en clarificar el estatuto epistemológico de la Didáctica, hacían alusión a un nuevo término: el Currículum, y todo lo que éste lleva consigo.

Las obras de especialistas en Didáctica (Benedito Antolí, 1987; Zabalza Beraza, 1987; Sáenz Barrio, 1994) dejarían de tener entonces como tema central el dilema de si la Didáctica es o no una Ciencia, qué tipo de Ciencia, abriéndose un espacio de conceptualización, reflexión y reinterpretación de la enseñanza desde la perspectiva del currículum, que aún permanece inconcluso.

La invasión del «territorio» a manos del Currículum hacía necesario plantearse si éste se identificaba plenamente con la Didáctica, si eran radicalmente diferentes, o si compartían algunos aspectos y no otros. Tampoco a este respecto hay aún acuerdo entre los especialistas.

¿Qué es el Currículum? Para profundizar en los significados del término Currículum, podemos acercarnos a la obra de Gimeno Sacristán (1991), en la que nos recuerda que «el currículum no es una realidad abstracta al margen del sistema educativo en el que se desarrolle y para el que se diseña».

La acepción de uso más generalizado en los últimos años es la siguiente: «Es el conjunto de objetivos, contenidos, métodos pedagógicos y criterios de evaluación de cada uno de los niveles, etapas, ciclos, grados y/o modalidades de enseñanza que regulan la práctica docente».

La definición anterior no es la única, más bien es un ejemplo o una concreción de una de las tres perspectivas (la segunda) que se han ido sucediendo en el tiempo y en diversos contextos, como muestra del progreso de los debates teóricos.

  1. El currículum es una relación de contenidos. Son las materias que integran un plan de formación, los temas que componen un programa, la información que se aborda en un tema.
  2. El currículum es la planificación de los procesos de enseñanza-aprendizaje. Se amplía la definición anterior dando cabida a otros elementos de los procesos de enseñanza como es el caso de la metodología, la evaluación o los recursos. Esta consideración global de todos los factores o variables que intervienen en tales procesos se limita en esta acepción a la fase preactiva. Se circunscribe al ámbito de la preparación, del diseño, de la declaración de intenciones.
  3. El currículum es la herramienta de trabajo del profesorado, es su hipótesis de trabajo, es todo aquello que acontece en el desarrollo de los procesos de enseñanza-aprendizaje en las aulas. Esta forma de caracterizar el currículum, enfatiza que éste es algo más que contenidos, ya que aborda otras esferas que también dirigen, determinan y caracterizan las acciones formativas. Además se plantea que currículum no es sólo aquello que se programa o planifica, que se dice que se va a hacer o que se debe hacer. El currículum engloba al desarrollo y a la evaluación de lo planificado o diseñado.Las tres dimensiones: diseño, desarrollo y evaluación constituyen el currículum, dada su inevitable y deseable interacción. No son tres facetas claramente diferenciadas, son tres imágenes de un mismo «objeto». El currículum pasaría a ser el espacio de mediación entre la teoría y la práctica, entre la realidad y los deseos, entre las realizaciones y las intenciones. Las tres formas expuestas de entender el Currículum cuentan con más o menos apoyo según el contexto al que nos refiramos. A nivel general se podría decir que prevalece la concepción del Currículum como relación de contenidos. En la actualidad, la segunda acepción se circunscribe a la esfera de la prescripción política, de la legislación. Por otra parte, en el terreno más académico, en el marco de la teoría didáctica, goza de más prestigio (aunque no de forma generalizada) la tercera definición.

En el Currículum podemos distinguir tres dimensiones:

  • Dimensión de DISEÑO.
  • Dimensión de DESARROLLO.
  • Dimensión de EVALUACIÓN.

Cuando hablamos del Diseño del Currículum nos referimos a la preparación de le las acciones formativas, de los Cursos, de las sesiones de clase. Es una fase previa, de planificación, de programar aquello que se va a realizar.

Cuando nos referimos al Desarrollo del Currículum aludimos a la realización de aquello previamente diseñado, a la acción, al hecho en sí de impartir las clases, de trabajar en el aula, al trabajo docente, a la formación o enseñanza propiamente dicha.

Por último, la expresión Evaluación del Currículum, se refiere a la revisión, a la reflexión sobre lo desarrollado.

Cuando en nuestro contexto era más habitual hablar de enseñanza que de currículum, al objeto de cada una de estas tres dimensiones se les denominaba con otras expresiones, que actualmente se estiman sinónimas.

  • Diseño del currículum —-> Fase preactiva de enseñanza
  • Desarrollo del currículum —-> Fase activa de enseñanza
  • Evaluación del currículum —-> Fase proactiva de enseñanza

Como formador es importante atender a los distintos conceptos clave que debe dominar en su desempeño profesional, nos gustaría saber si antes de este post conocías estas diferencias y si te ha aportado algo esta aclaración, ¡déjanos tu comentario!

¿Te ha resultado útil este post?

Califica este post, otros lectores te lo agradecerán

Media de votos / 5. Total de votos:

También puede interesarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú