Cómo evaluar la Condición Física

¿Cuántas veces te ha pasado que vas llegando a la parada de metro o autobús y al verlo venir decides correr para no perderlo? ¿Cómo te sientes después de la carrera? ¿Eres de los que necesita un tiempo para recuperarse? En ese caso debes mejorar tu condición física, pero, ¿qué es la condición física y cómo podemos evaluarla? Te lo contamos.

¿Qué es la Condición Física?

La condición física es la capacidad de realizar esfuerzos físicos con vigor y efectividad, retardando la aparición del cansancio y previniendo las lesiones. Tener una buena condición física no consiste en ser un súper deportista, sino en desarrollar las capacidades y cualidades físicas para realizar con éxito las actividades físicas en las que se participe. La condición física se relaciona con la salud de la persona.

Se pueden distinguir dos tipos de condición física:

  • Condición física general. Sería aquella que nos dota del grado de eficacia necesario para desenvolvernos en la vida cotidiana. Es el fundamento de una buena salud.
  • Condición física especial, parte de una buena condición física general y es particular para cada actividad deportiva.

Aunque al nacer venimos marcados por algunos factores genéticos que determinan una condición física como buena, muy buena o excelente y, además existen causas que limitan el desarrollo de la misma o que contribuyen a que ésta se deteriore, principalmente la falta de ejercicio, el exceso de comida y/o la nutrición deficiente y el consumo de tabaco y alcohol, el factor determinante de la condición física se relaciona con el concepto de desarrollo, es decir, la condición física depende del trabajo que se realice para mejorarla o mantenerla.

Entre los componentes que se suelen evaluar de la condición física destacamos:

¿Cuándo evaluamos la Condición Física?

Existen 3 momentos en los que se puede realizar la evaluación de la condición física:

  1. Evaluación inicial: para conocer el punto de partida y establecer el objetivo general. Se suele tener en cuenta los riesgos de la persona, el estilo de vida, la actividad física indicada y contraindicada, etc.
  2. Evaluación procesual: durante el proceso de evaluación se controla el estado de la condición física, la evolución, el proceso de entrenamiento, el reajuste de los objetivos, etc.
  3. Evaluación final: Tras la realización del plan de entrenamiento, se evalúan los objetivos cumplidos revisando el estado de salud de la persona.

¿Cómo evaluamos la Condición Física?

Existen multitud de pruebas y test que permiten medir la condición física, aunque los que más se suelen utilizar se categorizan en estor 3 tipos de pruebas:

Test de condición física:

Se relacionan con el rendimiento específico y se utilizan para medir la eficacia de los procesos de entrenamiento y el grado de evolución individual en un rendimiento motor concreto. Un ejemplo de ello es:

    • Test de Cooper: mide la resistencia aeróbica del sujeto cuando recorre la mayor distancia posible en 12 minutos, corriendo o alternándolo con andar pero sin parar. Los valores se interpretan en una tabla que combina los parámetros de edad, sexo y nivel de condición física.

Pruebas específicas de laboratorio:

Evalúan en situaciones de esfuerzo y condiciones mucho más sofisticadas, rigurosas y controladas, parámetros relacionados con la capacidad funcional del individuo. Un ejemplo de ello es:

    • Test de la Milla: determina el consumo de oxígeno máximo en sujetos de baja condición física cuando recorren caminando tan rápido como les sea posible una milla de distancia y evaluando al finalizar la frecuencia cardiaca y el tiempo empleado. Se utiliza esta fórmula: VO2 máx = 132,6 – (0,17 x Peso Corporal) – (0,39 x Edad) + (6,31x Sexo) – (3,27 x Tiempo) – (0,156 x Frecuencia Cardiaca). Los valores se interpretan en una tabla que combina los parámetros de edad, sexo y nivel de condición física.

Pruebas antropométricas:

Evalúan las dimensiones y composición corporal. Se suele utilizar para conocer el estado nutricional y la posibilidad de establecer un peso óptimo a través de la intervención. Un ejemplo de ello es:

    • Índice de masa corporal: determina la cantidad de grasa corporal existente en el cuerpo a través de la fórmula: IMC=peso (Kg)/altura (m²)

Estas son algunas de las pruebas que se utilizan para medir la condición física aunque existen muchas más, ¿conoces alguna otra? ¿Cuál es la que te resulta más difícil?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú