8 enfermedades que pueden mejorar con la Musicoterapia

Son muchas las personas que se refugian en la música y que encuentran en ella una especie de antídoto ante ciertas situaciones adversas o algunos de sus problemas. La música activa muchas partes de nuestro cerebro en un grado mayor que el de cualquier otro estímulo y tiene efectos muy poderosos y muy beneficiosos sobre el cuerpo humano. Es por ello que la musicoterapia se incluye cada vez más como parte importante del tratamiento en enfermedades o trastornos de diferentes tipologías.

La musicoterapia se basa en la utilización de la música y de sus elementos por parte de un musicoterapeuta cualificado, ya sea de manera individual o grupal con la finalidad de mejorar la salud a nivel físico, social, comunicativo, emocional o intelectual de las personas.

No obstante, la música también favorece el bienestar de los pacientes que padecen algunas enfermedades. De este modo, según varios estudios científicos han demostrado recientemente, el empleo de la música mejora y ayuda a estabilizar los parámetros fisiológicos y emocionales.

8 enfermedades o trastornos que pueden mejorar con la Musicoterapia

Cuidados paliativos

Gracias a la música, los pacientes que requieren de este tipo de cuidados tan específicos y delicados logran disminuir su nivel de ansiedad, depresión e insomnio, lo que conlleva que la necesidad de ingerir calmantes disminuya y que su nivel de vida mejore, siempre dentro de las posibilidades.

En este sentido, ya existen distintas fundaciones y ONG que han llevado la musicoterapia a miles de hospitales. El objetivo de esta terapia a través de la música es atender las necesidades cognitivas y emocionales, teniendo en cuenta también la salud mental de los familiares de las personas enfermas y hospitalizadas.

Enfermedades neurológicas

La música incentiva el movimiento y , por tanto, genera y propicia una conexión con las mejoras motoras. Aunque la musicoterapia ayuda a distintos trastornos neurológicos, uno de los que más se beneficia de las ventajas derivadas de su estimulación es la enfermedad de Alzheimer.

Cáncer

Las terapias con música en las plantas de oncología pueden tener un impacto positivo en el dolor, ansiedad, trastornos del estado de ánimo y calidad de vida en los pacientes con cáncer. Las intervenciones con musicoterapia facilitan el apoyo psicosocial esencial para ayudar a los pacientes a enfrentarse a esta patología.

Síndrome de Down

La autoestima de los niños con Síndrome de Down suele ser baja debido a que sienten que no poseen la fuerza necesaria para llevar a cabo distintas acciones. Por ende, cuando empiezan a tocar algún instrumento musical empiezan a ganar destreza y van mejorando su autoestima a través de la música.

Trastornos del espectro autista

La musicoterapia en los niños con autismo facilita la expresión para poder expresar lo que no pueden decir con palabras. Además, la música mejora la comunicación con las familias, la expresión de sentimientos y el control de la crisis.  Esto es así, debido a que la música y el lenguaje están directamente relacionados.

Desarrollo neurológico

Desde que nacemos, vivimos rodeados de música, lo cual conlleva muchos beneficios para el desarrollo neurológico. La música no solo ayuda en la fluidez verbal, el razonamiento no verbal, la lateralidad y el desarrollo de la memoria, sino que también permite equilibrar el desarrollo de ambos hemisferios cerebrales. Una serie de ventajas que hacen que cada vez sean más los centros infantiles que ofertan, fomentan e implementan la musicoterapia en sus aulas.

Cuidados neonatales

La musicoterapia en los hospitales se viene introduciendo desde principios del siglo XXI para ayudar a los bebés en todas su funciones vitales. Los lactantes menores de seis meses que nacen en estados críticos necesitan cuidados muy específicos que, gracias a la música, pueden hacerse más llevaderos.

Embarazos de riesgo

La musicoterapia se emplea en embarazadas con el objetivo de propiciar la relajación y hacer ejercicios de respiración y preparación al parto. El cerebro de la embarazada recibe la música como una recompensa y ayuda a las futuras madres, sobre todo a aquellas que están pasando por embarazos de riesgo, a conseguir relajarse o expresar sus sentimientos de una forma tranquila y repercutir de este modo de una forma positiva en el bienestar de sus bebés.

A escala general, todos hemos experimentado alguno de los beneficios que puede aportarnos la música, ya sea en alguno de los casos citados anteriormente o directamente en nuestro estado de ánimo cotidiano. Todos nos hemos refugiado en la música en un día triste y hemos celebrado algún acontecimiento alegre o algún suceso importante de nuestras vidas escuchando nuestro tema favorito. La música alivia el dolor y nos transporta a otros estados mentales en los que resulta más sencillo despejar nuestras ideas, recobrar el ánimo alicaído o afrontar nuestros problemas, las adversidades o una enfermedad.

FORMACIÓN RELACIONADA: Curso de Principios de la Musicoterapia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú